Una camarera con mascarilla atiende a los clientes en una terraza de un bar el día en el que entra en vigor en la Comunidad de Madrid la ampliación del uso obligatorio de la mascarilla,

Adiós al puente de la Constitución: Varias comunidades autónomas anuncian sus cierres

Navarra fue la primera que anunció que mantendría su cierre perimetral

Las comunidades autónomas están empezando a plantear el escenario de las próximas semanas para saber qué medidas habrá que mantener, cuáles nuevas habrá que decretar o incluso si algunas pueden flexibilizarse o retirarse según la evolución de la pandemia de coronavirus en cada territorio.

La máxima preocupación de las autoridades ahora mismo, más allá de intentar controlar la expansión del virus —que parece que la mayoría de autonomías están consiguiendo— es qué pasará durante el mes de diciembre, un mes especialmente proclive a las reuniones familiares y sociales por las fiestas de Navidad, las cenas de empresa o el Puente de la Constitución.

Muchos expertos han alertado de que, si España consigue frenar la transmisión del virus y acelera la desescalada demasiado pronto, como creen que ocurrió antes del verano, se podría producir una tercera ola que empezaría ya en el mes de enero y que sería muchísimo peor que la segunda, porque en esta hipotética tercera ola la situación de partida sería bastante peor. 

Las comunidades se encierran en el puente ¿para poder abrir en Navidad?

Ante este escenario, las comunidades están intentando organizar un plan que permita adelantarse a los acontecimientos, como es el caso de Cataluña, que ya está planteando un proceso de desescalada similar al que se vivió en toda España entre mayo y junio, después de ver bajar su incidencia en las últimas semanas.

En ese sentido, la comunidad catalana mantendrá los cierres perimetrales decretados hasta la fecha. El de toda la comunidad se alargará durante varias semanas, aunque el documento presentado no especifica exactamente hasta cuándo, mientras que el cierre de los municipios durante el fin de semana se alargaría, como mínimo, hasta el 21 de diciembre. 

Es decir, durante el puente de la Constitución, Cataluña seguirá perimetrada hacia el exterior, y en el interior, el único avance que podría producirse es ampliar el ámbito territorial de confinamiento, pasando del municipio a la comarca. Esto se produciría, como pronto, el 7 de diciembre, en mitad del puente. 

Navarra también ha comunicado que se mantendrá cerrada hasta, como mínimo, el 9 de diciembre, abarcando el puente por completo, y más tarde Castilla-La Mancha y Cantabria han anunciado la misma medida, aunque con fechas diferentes. 

En el caso de Cantabria, el cierre de la región, así como el confinamiento perimetral de sus municipios, se alargará hasta el día 2 de diciembre; y en Castilla-La Mancha todavía no hay marcada una fecha pero sí que se ha acordado alargar la medida después de sus primeras semanas de vigencia. Y lo mismo ocurre en la Comunidad Valenciana, que también ha anunciado que mantiene el cierre hasta el 9 de diciembre. 

Es previsible que la mayoría del resto de comunidades anuncien decisiones similares en las próximas horas, ya que algunas como Andalucía ya han mostrado su interés en hacerlo, a falta de que sea oficial. Así, las autonomías intentan blindarse ante el aumento de movilidad que suele ser habitual en fechas festivas como el puente de la Constitución, y así allanar el camino a una posible flexibilización de las restricciones de cara a las fiestas navideñas.

Es decir, en la práctica, las autoridades asumen que deben sacrificar el puente de la Constitución para 'salvar' las Navidades, esa consigna que muchos políticos se han propuesto para no dar por perdido todo el año, económicamente hablando, en muchos sectores.

La medida podría resultar ser efectiva si se analizan los datos de contagios en España las semanas posteriores a los últimos puentes. El 12 de octubre se celebró el Día de la Hispanidad, y algo más de dos semanas después, el 30 de octubre, el país alcanzó el pico de nuevos contagiados en 24 horas, con casi 26.000. 

En cambio, 16 días después del puente de Todos los Santos, cuando la mayoría de autonomías ya se habían perimetrado, la incidencia acumulada está en fase de descenso y los casos diarios han mostrado una fuerte bajada. Este martes, 17 de noviembre, se han notificado 13.159 nuevos casos, la cifra más baja desde hace más de un mes, ya que el pasado 14 de octubre, cuando fueron 11.970.