Inés Arrimadas en una intervención desde el atril del Congreso de los Diputados

Ciudadanos empieza la partida que podría cambiar tres presidentes, hasta Ayuso

El anuncio de una doble moción de censura en Murcia podría acarrear consecuencias también en Castilla y León y Madrid

Ciudadanos mueve ficha contra el Partido Popular. Este miércoles, 10 de marzo, se ha oficializado que el partido que dirige Inés Arrimadas ha conseguido sellar un acuerdo con el PSOE que va a apartar al PP del poder en las dos principales instituciones murcianas: el Gobierno de la Región y el Ayuntamiento de Murcia. Socialistas y naranjas van a presentar sendas mociones de censura que van a provocar un reparto de sus máximos cargos: mientras el PSOE va lograr la alcaldía de la capital, C's se hará con la presidencia de la Región de Murcia.

El resultado del acuerdo deja meridianamente claro que la negociación entre las dos formaciones ha incluído siempre las dos instituciones. C's era el socio de Gobierno del PP hasta día de hoy, pero el pacto ha llegado a su fin: la actual consejera de Empresa y portavoz del ejecutivo regional, Ana Martínez Vidal (C's), será la próxima presidenta de la Región de Murcia, la primera presidenta autonómica de Ciudadanos en toda España. Cabe recordar que con solo 6 diputados, el partido naranja ostentará la presidencia, gracias al apoyo de los 17 escaños socialistas, que suman los 23 necesarios para la mayoría absoluta.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La carambola es a cambio del retorno del 'favor' en el Ayuntamiento de Murcia, donde PSOE y C's deberán acordar un candidato socialista a la alcaldía, además de sumar el apoyo de los dos concejales de Podemos, claves para la mayoría absoluta necesaria para que el cambio de alcalde progrese. Jugada, pues, inesperada de C's, que era el apoyo del PP en el gobierno regional y que ha decidido aliarse con los socialistas murcianos para apartar al PP del poder y conseguir la presidencia del gobierno de la región.

Castilla y León y Madrid, ¿tras los pasos de Murcia?

El partido de Inés Arrimadas, sumido en una profunda crisis tras quedarse con 10 diputados en el Congreso en 2019 y caer hasta la séptima fuerza en su cuna, el Parlamento catalán —donde eran el partido con más escaños en la pasada legislatura—, busca un revulsivo que reposicione al partido y le haga cambiar la dinámica electoral. Murcia puede ser, en este sentido, un primer paso; y lo constata el hecho de que el movimiento no se ha urdido solamente desde la región murciana: han colaborado directamente en él miembros de la dirección nacional de Ciudadanos.

Dice el refranero español que 'cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar', y eso es lo que ha pasado este miércoles por la mañana por la cabeza del presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ambos del PP. Y es que el plan que esta mañana se ha hecho público en Murcia podría acarrear consecuencias que se extendieran más allá de esta región. El giro de timón de Ciudadanos podría despojar de la presidencia, tras el murciano Fernando López Miras, a Mañueco y hasta a la todopoderosa Díaz Ayuso.

Vayamos por partes. Desde 2019, la Junta de Castilla y León es gobernada por una coalición del PP y Ciudadanos que, como todo gobierno en coalición, ha tenido sus más y sus menos en los últimos meses. Alfonso Fernández Mañueco podría caer de su cargo si C's sumara sus 12 escaños a los 35 que tiene el PSOE en esta comunidad, superando ampliamente los 41 diputados que marcan la mayoría absoluta. Sería un movimento automático, que no exigiría el apoyo de ninguna otra formación de menor calado y que simplemente replicaría el modelo que ambas formaciones llevarán a cabo en la Asamblea Regional Murciana.

¿Ayuso, en peligro?

Más sonado sería que el pacto murciano se produjera en la Comunidad de Madrid por el altavoz mediático de la capital, pero lo cierto es que Isabel Díaz Ayuso debería prestar atención a lo que ocurre en Murcia porque podría producirse en breve en la Asamblea de Madrid. En este caso, Ciudadanos, con Ignacio Aguado al frente, forma parte del gobierno de la Comunidad, si bien de todos es sabido que la tensión con Ayuso ha sido creciente en lo que va de legislatura y que el ejecutivo autonómico está dividido entre los dos partidos que lo integran.

Los 26 diputados de C's suman ahora con los 30 del PP y llegan a la mayoría absoluta (76) gracias a los 12 de Vox. Pero, ¿qué ocurriría si C's llegara a un acuerdo con el PSOE? Los socialistas suman 37 escaños en la Asamblea de Madrid, que con los 26 de C's serían 63, a cuatro de la mayoría absoluta. El eventual pacto debería contar con el apoyo de Más Madrid (20) o de Unidas Podemos (7) para propiciar un cambio de gobierno, que podria pasar a estar presidido por el líder socialista madrileño y exministro, Ángel Gabilondo.

Así pues, la tormenta política en Murcia, con un pacto que repartirá Región y Ayuntamiento entre C's y el PSOE, podría tener consecuencias muy importantes en el devenir político español, muy especialmente en Castilla y León y, sobretodo, en la Comunidad de Madrid. ¿Tiene Ayuso los días contados en la antigua Casa de Correos? Solo el tiempo lo dirá, porque la aritmética suma.