Fotografia de un hospital saturado de enfermos de coronavirus

Un cirujano confiesa sentir pánico a lo que viene: 'Triaje de guerra'

Muchos hospitales ya están colapsados y peor que en la primera ola

La presión hospitalaria vuelve a poner a los sanitarios en la peor tesitura. Tras duros meses luchando contra la pandemia y enfrentándose día tras día al virus y a la triste situación de muchos enfermos y familiares, incluso enfermando muchos de ellos, la tercera ola no les da respiro. 

«Cansado, desmotivados, desbordados». Tres de las palabras que más repiten los profesionales sanitarios en España. Así se sienten, y lo peor es que no divisan el final. El plan de vacunación no avanza como se esperaba y las cifras siguen preocupando y obligando a las comunidades a tomar medidas y restricciones cada vez más drásticas. En los hospitales se vuelve a vivir angustia y, en algunas zonas como Murcia, Baleares, Andalucía y la Comunidad Valenciana, la situación es aún peor que durante la primera ola de coronavirus, que mantuvo a todo el país en confinamiento domiciliario durante meses.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Preocupan la incidencia, la mortalidad y, en especial, la tasa de ocupación de camas de hospital y de camas UCI, que en algunos casos, como en la Comunidad Valenciana, ya supera el 60% del total. El colapso, una vez más, obliga a desatender otros enfermos, a cancelar intervenciones y, en algunos casos, a que los sanitarios duerman incluso en el centro hospitalario, doblando turnos.

Pánico a volver a hacer «triaje de guerra»

El agotamiento es un hecho entre el personal sanitario, que, además, de cansado, vive diariamente con miedo. «Tengo miedo a que se me mueran los pacientes», explica Javier Ortega, cirujano general en el Hospital del Tajo en Aranjuez y delegado sindical de Amyts, al 'Huffington Post'. «Ahora mismo no podemos dar asistencia a las personas que no sean covid. Y eso es muy duro», añade. Y es que el problema no es solo el coronavirus, sino todo lo que se ven obligados a posponer y dejar de lado para hacer frente a la pandemia. «Los cirujanos operamos cánceres; y si no operas esos cánceres, la gente se muere. Si retrasas un tratamiento quirúrgico oncológico, la mortalidad es bestial», añade el doctor.

«En marzo yo tenía pánico al virus. Tengo 56 años y tenía miedo a morirme, a transmitir la enfermedad a mi familia. Ahora ya lo he pasado, ya sé lo que es, ya estamos vacunados y tenemos mascarillas, pero la población no está protegida. El miedo que tengo es no poder asistir a la población ‘normal’ que tenga un tumor, una perforación o lo que sea», confiesa Ortega al medio citado. Asegura que su gran temer es tener que volver a hacer «triaje de guerra», a «decir este sí, este no». Ortega asegura haber visto morir a gente de 40 años en cuestión de una hora. «Es deprimente», asegura.

«A partir de la semana que viene»

Y lo peor es que el doctor ve venir lo peor. En marzo anuló todas las operaciones quirúrgicas para dedicarse 100% a la Covid y ahora está seguro que esto mismo va a pasar «a partir de la semana que viene». Además, asegura al medio citado que no se trata de una predicción, sino de ya una realidad en su centro: «Volvemos al escenario de marzo». Como novedad para esta vez, el doctor apunta a traslados a hospitales 'limpios' de Covid para realizar intervenciones programadas, y baraja también posibles traslados al Hospital Enfermera Isabel Zendal, el polémico centro construido a raíz de la pandemia, cosa que, en palabras textuales, le pone los pelos de punta.

De hecho, en el mismo sentido, Ortega ha criticado los «traslados forzosos» al Zendal: «El desánimo y la desmotivación son totales. No me extraña que haya críticas, que salgan fotos de baños sucios y comida de mala calidad. Si en vez de forzosos se coge a voluntarios, se les ofrece un plus, 2.000 euros al mes y puntos extra, la gente iría más contenta a trabajar».

En definitiva, su hospital está de nuevo colapsado, como muchos otros. Y aunque Fernando Simón haya asegurado que ya hemos llegado al pico de la tercera ola, no todo el mundo está de acuerdo. El mismo doctor Ortega lo pone en duda: «Ni siquiera está claro que esté bajando la velocidad de crecimiento de contagios», decía al respecto el epidemiólogo y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), según apunta el 'Huffington Post'.

Por ahora, el mundo entero sigue luchando contra el coronavirus i los sanitarios siguen sumando crudos días a los ya meses y meses de pandemia, que les están pasando factura, también a nivel emocional. Siguen, aun así, mostrando fortaleza y haciendo su trabajo de la mejor manera posible con la esperanza de, algún día durante este 2021, poder respirar tranquilos.