Proyecto de investigación sobre el coronavirus en el Hospital Universitario La Paz, en Madrid.

Los científicos resuelven otro misterio del coronavirus clave para bajar la mortalidad

Descubren por qué se forman coágulos de sangre potencialmente mortales en pacientes con Covid

Un estudio conjunto de científicos de las Universidades de Michigan y Shanghai ha llegado a la conclusión de la razón por la que se forman coágulos de sangre en los pacientes con infección grave por Covid-19, provocando episodios potencialmente mortales como accidentes cerebrovasculares y restricción del flujo sanguíneo en los pulmones, afectando al intercambio de oxígeno.

El causante de su formación son unos anticuerpos autoinmunes que circulan en la sangre, atacan a las células y generan unos coágulos en arterias, venas y vasos microscópicos.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Por lo general, estos anticuerpos se dan en personas que sufren una enfermedad autoinmune llamada síndrome antifosfolípido, pero hay que destacar que están presentes en cerca de la mitad de los pacientes graves con Covid-19.

«La mitad de los pacientes hospitalizados con covid-19 dieron positivo para al menos uno de los autoanticuerpos, lo que fue una gran sorpresa», señaló a EurekAlert! el coautor del estudio científico y destacado experto en enfermedades causadas por autoanticuerpos, Jason Knight, de la Universidad de Míchigan. «Ahora estamos investigando cuánto tiempo permanecen en circulación estos anticuerpos después de la recuperación del nuevo coronavirus», apunta Knight.

Los anticuerpos de pacientes Covid crearon una exagerada coagulación en animales

La novedosa investigación, publicada en Science Translational Medicine, determinó además que en torno a la mitad de los pacientes graves con Covid-19 mostraban «una combinación de niveles altos de anticuerpos peligrosos y neutrófilos súper activados, que son glóbulos blancos destructivos y explosivos». Ya en el mes de abril, el mismo equipo de investigadores dio cuenta que los pacientes graves tenían niveles más elevados de trampas extracelulares de neutrófilos en la sangre.

Ahondando en el tema, los científicos investigaron los neutrófilos explosivos y los anticuerpos del Covid-19 combinándolos en ratones de laboratorio para ver si estaban hablando de la peligrosa combinación que causa los coágulos de sangre.

«Los anticuerpos de pacientes con infección activa por el covid-19 crearon una cantidad sorprendente de coagulación en animales, una de las peores coagulaciones que hemos visto», confesó el coautor del estudio Yogen Kanthi, del Centro Cardiovascular Frankel de la universidad norteamericana.

Los científicos afirman que sus conclusiones aún no son extrapolables a la práctica clínica

«Hemos descubierto un nuevo mecanismo por el cual los pacientes con covid-19 pueden desarrollar coágulos de sangre», afirmó. A su vez, los autores del estudio destacaron que sus descubrimientos todavía no son extrapolables a la práctica clínica, pero sí ofrecen una nueva visión a la sólida investigación sobre trombosis e inflamación en los enfermos con coronavirus.

En la actualidad, el equipo científico tiene el objetivo de comprobar si las personas con niveles altos de dichos anticuerpos mejorarían si los anticuerpos se bloquean o se eliminan, por ejemplo, por medio de una plasmaféresis. Esta clase de tratamiento se usa por lo general en pacientes con enfermedades autoinmunes graves: se drena la sangre a través de una vía intravenosa, se filtra y se reemplaza con plasma limpio sin los anticuerpos asociados a los coágulos sanguíneos.

DICER, otro ensayo clínico aleatorizado que se está llevando a cabo

Por otro lado, los investigadores del estudio también están llevando a cabo un ensayo clínico aleatorizado llamado DICER, que está probando un conocido agente anticoagulante, dipiridamol, en pacientes con Covid-19 para conocer si es más eficaz que el placebo para disminuir los coágulos sanguíneos excesivos.

«El dipiridamol es un fármaco antiguo que es seguro, económico y escalable», asegura Kanthi. «La FDA lo aprobó hace 20 años para prevenir la coagulación, pero solo recientemente descubrimos su potencial para bloquear este tipo específico de inflamación que ocurre en Covid-19», concluye el científico.