Novios en una boda formando un corazón con las manos

Celebran una boda secreta con 7.000 invitados y sin ninguna medida ni mascarilla

El templo, que debía tener solo el 50% de aforo, estaba lleno hasta los topes incumpliendo así la legislación vigente

La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha cambiado nuestros planes a la hora de celebrar ciertos eventos familiares. Tanto las reuniones con amigos y familiares como otras situaciones se han visto afectadas por la llegada de la pandemia haciendo que el número de integrantes se vea considerablemente reducido.

Algunas comunidades han reducido el aforo tanto en bodas como en entierros al 75% de su capacidad para intentar mantener los contagios por coronavirus a raya. Medidas de seguridad que en ocasiones no han sido respetadas y cuyo alcance llega a otros países. Recientemente se ha sabido que en la ciudad de Nueva York tuvo lugar un evento al que acudieron un gran número de personas incumpliendo así una de las normas establecidas para evitar la propagación del virus.

Una boda con 7.000 asistentes

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Los hechos tuvieron lugar a principios de noviembre y han visto la luz después de que un vídeo desvelara la multitudinaria boda que tuvo lugar en Brooklyn. Joel Teitelbaum, el nieto del prestigioso Rabino Aaron Teitelbaum, jefe de la comunidad Satmar de Nueva York, se casaba en la sinagoga Satmar Kiryas Joel.

Al enlace acudieron miles de judíos que no dudaron en celebrar el enlace cantando, bailando y saltando todos juntos sin respetar las medidas de seguridad y sin que en ningún momento llevaran las mascarillas puestas. Un incumplimiento en toda regla de las normas establecidas en el estado de Nueva York para frenar la pandemia del Covid-19.

En el vídeo que ha circulado como la pólvora por las redes sociales se puede apreciar la gran envergadura que tuvo la ceremonia y cómo cerca de 7.000 judíos se juntaron en el templo para bailar al unísono y celebrar tan importante evento.

Nueva York tiene prohibido esta clase de aglomeraciones

Con el coronavirus azotando con todas sus fuerzas a todos los países del mundo, muchos han optado por poner restricciones en el aforo para ciertos eventos donde se acostumbran a reunir un gran número de personas como pueden ser las bodas. El estado de Nueva York impuso que los centros de culto tuvieran solo el 50% de aforo permitido y que además las personas que no conviven juntas deben guardar una distancia de seguridad de dos metros y llevar mascarilla.

Viendo las imágenes, es evidente que la boda celebrada incumple de forma masiva la legislación vigente, pues el templo estaba al 100% de su capacidad lleno de hombres judíos que no guardaban la distancia ni tampoco llevaban mascarillas, tal y como ha informado 'The Jerusalem Post' y que ha recogido '20minutos'.

Bien pegaditos los unos a los otros y contando además con la presencia de menores, los miles de invitados cantan al unísono sin ninguna barrera que les proteja frente a las miles de gotas de aerosoles que los asistentes expulsan mientras entonan las canciones de ceremonia.

La boda se organizó en secreto

Conscientes de que no se podía celebrar una boda tan multitudinaria, el enlace se organizó en secreto. Se celebró a principios de noviembre y no ha sido hasta ahora cuando ha visto la luz después de que un vídeo circulase por las redes sociales. El periódico judío escrito en yiddish —el idioma judío— 'Der Blatt' publicó el enlace cuando este ya había pasado y se desveló cómo se organizó todo para que no se hiciera público.

Fue el 'New York Post' el que sacó a la luz la boda del nieto del Rabino Aaron Teitelbaum citando como fuente el 'Der Blatt' y afirmando que las invitaciones de la boda se hicieron de boca en boca entre la comunidad para evitar así que se conocieran los planes de la celebración. Tampoco se usaron carteles ni anuncios en los periódicos. Fue así como se pudo ocultar, hasta ahora, la multitudinaria boda a la que falta saber si las autoridades de Nueva York pondrán alguna sanción por incumplir la ley.