Un hombre sujeta un maletín y una mascarilla

Cataluña lanza el 'pasaporte Covid' que permite viajar por toda Europa

Se irá desplegando hasta el 1 de julio, pero los ciudadanos pueden pedirlo desde hoy mismo por internet

La Generalitat de Cataluña sigue el camino marcado por Andalucía y ya ha puesto el pasaporte Covid a disposición de sus ciudadanos. Según fuentes del Gobierno catalán, este documento se irá desplegando progresivamente hasta el 1 de julio. Pero hasta entonces, los catalanes pueden descargárselo desde la web de 'La Meva Salut'. 

Este certificado nace tras el acuerdo alcanzado en Europa para obtener el llamado 'pasaporte Covid' que permite la libre movilidad por el continente. La intención es recuperar el turismo y los desplazamientos seguros entre los distintos países y ayudar al sector a reponerse de la pandemia. 

De momento, el certificado que expedirá la Generalitat solamente especifica si el ciudadano ha recibido la vacuna o si ha pasado la enfermedad. En los próximos días y semanas se habilitará un tercer apartado para aquellas personas que tengan una PCR negativa. 

Cualquier ciudadano que cumpla una de las dos condiciones anteriores —tres cuando incluyan las pruebas diagnósticas— podrá pedirlo. Este documento incluirá un código QR que facilitará su lectura por todos los países europeos. Además, estará en inglés y en la lengua oficial de país emisor.

Gracias a este certificado, los ciudadanos podrán moverse libremente entre todos los estados miembros de la Unión Europea. 

Condiciones para pedir el certificado

Las condiciones para pedir el documento son parecidas a las que expuso la Junta de Andalucía cuando el lunes anunció su propio documento. Podrán pedirlo aquellas personas que acrediten tener las dos dosis de la vacuna, o una en el caso de Janssen. En este caso, en Andalucía ya avisaron que tardarían algo más en implementar el apartado. 

En principio se aceptan todas las vacunadas aprobadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), que son las que se ponen en España. De momento son Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen. Pero los países podrán decidir si permitir otras vacunas aprobadas por el país o por la OMS en su lista de emergencia.

También podrán pedir el certificado las personas que acrediten haber pasado la enfermedad durante los 180 días anteriores a su expedición. Además, tendrá una duración de otros seis meses después de superar la enfermedad. 

Por último, y aunque aún no estará disponible en Cataluña, los ciudadanos podrán pedir el certificado si presentan una prueba negativa. Deberán realizarse una PCR en las 72 horas previas a la expedición o un test de antígenos en las 24 horas anteriores. En este caso, el documento tendrá una vigencia de entre uno y tres días. 

Todos los certificados, independientemente de la condición del ciudadano que lo pida, presentarán un formato común. Esta característica permitirá su lectura en todo el continente y favorecerá los procesos burocráticos. 

Libertad de movimientos en Europa y evitar medidas especiales

En principio, cualquier ciudadano europeo podrá moverse con libertad entre los países, tenga o no tenga este documento. La diferencia está en que los que sí dispongan del certificado podrán evitar medidas sanitarias como pruebas diagnósticas o cuarentenas. Aun así, los países se reservan el derecho de pedirlas si la situación epidemiológica empeora. 

Así, los ciudadanos que quieran viajar por Europa sin este certificado podrán hacerlo, pero las autoridades podrán obligarles a cumplir una serie de medidas. Esto hará que, seguramente, los viajeros sí quieran tener el documento, ya que de otra forma se arriesgan a ver truncadas sus vacaciones. 

Lo que más preocupa a los ciudadanos es saber si tendrán que pagar por este pasaporte, y la respuesta es que no. Según anunció la UE, este certificado será gratuito para los ciudadanos, aunque dependerá de su situación.

Los que estén vacunados o hayan pasado la enfermedad no tendrán que pagar por el documento. Pero los que necesiten una prueba PCR negativa sí tendrán que abonarla de sus bolsillos. Aun así, la UE anunció que financiaría estas pruebas con 100 millones de euros para que sean más «asequibles y accesibles».