Carolina Darias en rueda de prensa el 28 de enero del 2021

La ministra de Sanidad sobre la Semana Santa: 'voy a luchar para que suceda'

Carolina Darias buscará la cooperación entre territorios para alcanzar un consenso en toda España

Uno de los grandes conflictos que se entrevé para las próximas jornadas tiene como motivo principal la Semana Santa. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha explicado que en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud existe más cooperación entre las comunidades autónomas de la que se puede esperar, con la excepción de Madrid, que se asemeja como la única tendencia diferenciada con respecto al resto de territorios.

La responsable de esta delegación del gobierno asegura que «hay más consenso del que parece, el consenso hoy mola. Es cierto que se focaliza más en el ruido, pero hay más consenso». Señala también que la mayoría de territorios reman en la misma dirección, «hay una conciencia colectiva entre todos los miembros del Consejo Interterritorial en aprender de las experiencias vividas porque el objetivo es salvar vidas y no semanas». 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Cuando fue preguntada por la Comunidad de Madrid, Darias comenta que su postura es de intentar aunar esfuerzos. «La lucha para que se sume al consenso porque la ciudadanía está esperando una respuesta homogénea de todas las autoridades de este país». También se ha referido a la próxima reunión como un encuentro clave para alcanzar «dos o tres medidas que sean contundentes e iguales en todo el territorio nacional porque serían tremendamente positivo». 

Más vacunas de cara al verano

Darias apunta que el balance de vacunas inyectadas por el momento es el esperado, y que debido a la demanda global este primer trimestre se caracterizaría por la carencia de suministro. «A partir del segundo trimestre va a ver un incremento muy importante de la llegada de vacunas» ha señalado. 

Con respecto a la cuantía de distribución se dividirá en: Pfizer que dotará 4,8 millones de dosis, alrededor de 1.200.000 semanales. Esta cifra permitirá, según adelanta el gobierno, alcanzar al menos el 70% de la población vacunada de cara el verano. También ha recordado a la que lanzará Johnson & Johnson, que es monodosis y recibe el nombre de Janssen. Su administración generalizada ocurrirá a partir de abril. 

El balance actual de dosis ha borrado de la lista a dos de los principales estratos de la población, como las personas mayores en centros de día y prácticamente la totalidad del personal sanitario. De hecho, se ha saltado al siguiente umbral de vacunación, que tiene como objetivo a los mayores de 80 años.

«A partir de ahí estaremos en un nuevo estadio de vacunación» ha comentado tras hacer hincapié en la necesidad de cercar el grupo de personas con patologías de riesgo. Con respecto a la vacuna de AstraZeneca, revela que por el momento solo se ha suministrado a menores de 55 años, y que si en algún momento existen revelaciones científicas por las que se pueda emplear en gente mayor, se utilizarán. 

Como se evalúa el plan de vacunación

La intención del gobierno es de hacerlo de forma externa y con el consenso del Consejo Interterritorial. "Hay un compromiso no solo del gobierno sino también del Consejo Interterritorial del SNS, hay una metodología para hacerlo con un buen trabajo, que se ha hecho de manera conjunta con todas las comunidades autónomas, de manera consensuada, y yo creo que en un plazo no muy lejano podemos acometer esa evaluación de la actuación del conjunto del Sistema Nacional de Sanidad" comenta a 'Hoy por Hoy' de la cadena SER.

Darias también ha querido expresar su opinión con respecto a las manifestaciones del 8M, y que a pesar de que comparte la causa, mantiene «la necesidad de seguir salvando vidas porque no nos podemos olvidar de cuál es la meta y esta se encuentra en estar por debajo de 50 casos por 100.000 habitantes».

Por ello insiste en limitar cualquier tipo de actividad que implique la concentración multitudinaria de personas, a pesar del lema o causa que se defienda. «Existen poderosísimas razones para seguir reivindicando un día como el 8-M porque nos queda mucho trecho. Por ello, habrá que manifestarse de otra manera, pero sin que ello implique aglomeraciones que puedan implicar una propagación del virus» sentencia.