Carmelo Romero en una rueda de prensa

El lado oscuro de Carmelo Romero, el diputado que le gritó 'vete al médico' a Errejón

El popular tiene ya varias polémicas a sus espaldas

El mundo de la política española no para de sorprender. Si la pasada semana los protagonistas en este ámbito eran las elecciones madrileñas del 4 de mayo y las mociones presentadas en determinadas comunidades autónomas, estos días le toca al diputado popular Carmelo Romero, que ha saltado a los titulares por su actitud poco apropiada en el hemiciclo.

Tras la intervención del líder de Más País, Íñigo Errejón, que abordaba este miércoles el problema de salud mental en España, el diputado popular le gritó un «vete al médico» que ha retumbado y mucho en las últimas horas. La inapropiada actitud de Carmelo Romero ha sido muy criticada desde entonces en las redes sociales.

«Como Presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría @SEPsiq quiero decirle que el banalizar y bromear sobre la salud Mental de la forma que lo ha hecho, solo añade más estigma al que ya sufren cada día millones de españoles y sus familias», escribía poco después de ver su inadecuado comportamiento Celso Arango bastante indignado.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Por su parte, otros usuarios de la red social del pajarito azul pedían de inmediato la dimisión del diputado popular:

«DIMITE, sinvergüenza, no mereces cobrar un solo céntimo más de dinero público en tu vida».

«Dimite. Los matones de instituto tienen que estar fuera de las aulas!!».

Por comentarios como estos, a Carmelo Romero no le quedaba más remedio que agachar las orejas y pedir perdón.

«Pido disculpas al señor Errejón por el comentario que he realizado en la sesión de control al Gobierno. Ha sido una frase desafortunada», señalaba a través de su cuenta de Twitter.

«En ningún momento ha sido mi intención referirme ni a los enfermos ni a las familias de las personas con enfermedad mental, a quienes reconozco su dolor y a los que siempre he intentado ayudar desde mis distintas responsabilidades, como es reconocido por las distintas asociaciones de Huelva», añadía el diputado popular.

Un habitual de los revuelos

Lo cierto es que no es la primera vez que Carmelo Romero desata la polémica. Una de las más sonadas tuvo que ver con un azulejo que contenía una poesía que elogiaba al dictador Francisco Franco.

El diputado popular compartió en su cuenta de Twitter unos versos que no gustaron a muchos. «Cuando mandaba Franco, todos teníamos dinero en el banco», rezaba el primero de ellos. A su parecer, la alusión fascista formaba parte de «una verdad como un templo».

Además, Carmelo Romero desató la polémica también el pasado año con un comentario machista.El Ayuntamiento de Palos de la Frontera, que dirige Romero, sorprendía con la propuesta de «la creación de la figura de la Señora Covid que realizará labores de limpieza y desinfección de las zonas comunes y aseos». 

Obviamente esta medida causó revuelo y le costó las críticas de la secretaria de Igualdad del PSOE de Huelva, Eva Salazar, que apuntaba irónicamente que «si fuesen hombres serían técnicos especialistas en Covid».

Por si todo esto no fuese suficiente, el diputado popular cuenta con dos condenas por ocultación de información a la oposición y tuvo otra frase poco afortunada, «¡qué se calle, coño!»,  dirigida hacia la concejala Teresa Prieto de Agrupación Independiente (APIN).

Carmelo Romero es también conocido por sus críticas a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a quien acusó de criminalizar al sector agrícola onubense después de las inspecciones laborales que tuvieron lugar tras la visita del relator de la ONU para la pobreza extrema y los derechos humanos, Philip Alston. El enviado de Naciones Unidas había mostrado su perplejidad al ver a recolectores de fresa viviendo «como animales» en Huelva.

Pero si hay algo que todavía llama la atención de Carmelo Romero es que le gritase semejante barbaridad Íñigo Errejón cuando en 2016 tuvo tiempo de explicarle sus desacuerdos durante todo el tiempo que se quedaron encerrados en un ascensor junto a otros dos diputados populares y tres periodistas. De hecho, lejos de mantener distancias, Romero lució sonrisa en un ‘selfie’ que el propio líder de Más País publicó en su cuenta de Twitter bromeando con que trataría de «convencerles de la reforma de la Ley Electoral».