Calle vacía de Barcelona durante la pandemia de coronavirus por la noche

La última comunidad sin toque de queda cambia de idea y lo aplicará en Navidad

El archipiélago no lo había aplicado nunca hasta ahora

El Gobierno de las islas Canarias ha confirmado este viernes, 4 de diciembre, que impondrá un toque de queda nocturno en el territorio por lo menos durante las fiestas navideñas. Se trata de la primera vez que el archipiélago toma esta medida, ya que fue la única región española que no lo impuso por obligación durante las dos primeras semanas del estado de alarma, y tampoco optó por esta medida en las semanas posteriores al tener mejores datos epidemiológicos que el resto del país. 

Con esta decisión, los ciudadanos canarios no podrán circular por la calle desde el 23 de diciembre y hasta el 10 de enero entre las 01:00 h y las 06:00 h, salvo las noches entre el 24 y 25 de diciembre y entre el 31 de diciembre y 1 de enero, cuando el toque de queda empezará algo más tarde, a la 01:30 h. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La decisión parte de la intención del gobierno canario de tomar medidas por precaución ante una época en la que se espera más movilidad y más reuniones sociales y se suma a otras que ya han sido anunciadas por el ejecutivo insular, como la de limitar las reuniones de personas a un máximo de seis —sean en lugares públicos o privados, domicilios o restaurantes— menos que las diez que habían sido pactadas por Sanidad y las autonomías en el Consejo Interterritorial de Salud. Además, los locales de restauración deberán cerrar obligatoriamente como muy tarde a las 00:00 h durante esas fechas. 

Todas estas medidas han sido confirmadas en rueda de prensa por el consejero de Sanidad del gobierno canario, Blas Trujilo, después de la reunión del Consejo de Gobierno para preparar el plan de Navidad.

Campaña publicitaria en Canarias para concienciar

Otra de las medidas que el gobierno canario ha realizado para prevenir los contagios de Covid-19 durante las próximas fiestas navideñas ha sido lanzar una campaña promocional con la que pretende concienciar a la población de los peligros de las reuniones y de los posibles brotes de Covid-19 que pueden surgir a partir de ahí. 

En el vídeo, la Consejería de Sanidad muestra cómo celebrar los almuerzos, cenas y reuniones familiares y sociales que se van a suceder durante este mes de la forma más segura posible, reduciendo al máximo los riesgos de contagiarse de Covid-19 y asegurando que el núcleo familiar esté protegido. 

Las imágenes recuerdan que las reuniones sociales son uno de los principales focos de brotes de Covid-19 en Canarias, que pese a que tiene mejores datos que el resto de España, lleva semanas entorno a una incidencia de 70 u 80 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra que también se considera alta. 

En el anuncio puede observarse a una familia, la misma que protagonizó una campaña anterior titulada 'El último regalo', que se reúne para celebrar la Navidad siguiendo las recomendaciones de las autoridades para prevenir contagios. Todos los miembros de la familia respetan la distancia de seguridad en la mesa, abren la ventana en el comedor para que haya una buena ventilación y una de las hijas, que vive fuera del domicilio, no acude a la cena para evitar exponer al resto. 

Además, esa misma hija anuncia que el próximo año habrá un nuevo miembro en la familia mostrando una ecografía. El vídeo termina con el lema 'Por los que estuvieron. Por los que están. Por los que estarán'.

La Consejería ha aprovechado el lanzamiento de la campaña para recordar que las principales medidas sanitarias son mantener las distancias de seguridad, como mínimo 1,5 metros entre los comensales; lavarse frecuentemente las manos, usar mascarilla siempre que no se esté comiendo ni bebiendo y ventilar los espacios cerrados. Además, recuerdan que estas navidades lo mejor sería saludarse sin mantener contacto físico, no compartir plato de comida ni cubiertos, brindar al viento sin chocar las copas y reducir la duración de las sobremesas, que es frecuente que se alarguen muchas horas en muchas reuniones.