Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, en una comparecencia el 16 de febrero del 2021

Cambios en las restricciones en Castilla y León que afectan al confinamiento

La Junta de Castilla y León flexibiliza algunas medidas ante la buena evolución de la tercera ola

La Junta de Castilla y León ha decidido este jueves, 18 de febrero, tras la reunión de gobierno, flexibilizar algunas de las medidas restrictivas que se aplican en la región para frenar la tercera ola de coronavirus, debido en gran parte a la buena evolución de los datos en los últimos días. 

La restricción más afectada por los cambios es el confinamiento provincial que hasta ahora impedía a los ciudadanos desplazarse entre provincias sin motivos justificados, y que se levantará desde el próximo sábado, 20 de febrero. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Alfonso Fernández Mañueco ha confirmado el levantamiento del confinamiento provincial a la vez que ha informado sobre una ampliación de los aforos en los espacios de culto, otra de las restricciones suavizadas. Desde el sábado, las reuniones, celebraciones y encuentros religiosos podrán celebrarse respetando siempre un máximo de un tercio del aforo. 

El resto de medidas, de momento, seguirá tal y como estaba hasta ahora, con la excepción del toque de queda, que ya ha vuelto a imponerse desde las 22:00 horas después del fallo del Tribunal Supremo que dejó en suspensión su entrada en vigor a las 20:00 horas. 

A pesar del 'retraso' del toque de queda, la Junta mantiene el cierre de toda actividad no esencial a las 20:00 horas, como hasta ahora, hasta que la ocupación de los hospitales y las UCI vuelva a unos niveles 'normales' que permitan retomar cierta normalidad. Podrán abrir más allá de esta hora los sectores considerados esenciales, como supermercados, farmacias o lugares de venta de productos médicos y veterinarios.

El límite de reuniones sociales también se mantiene como hasta ahora, por lo que en toda Castilla y León no podrán juntarse más de cuatro personas, tanto en público como en privado, salvo que sean personas que convivan juntas. Se espera que esta medida sea de las primeras en relajarse en próximas modificaciones. 

A pesar de que la Junta ha levantado el confinamiento de las provincias, toda la región sí que permanecerá aislada del resto de España, por lo que no se podrá entrar ni salir salvo causa justificada. Esta medida, salvo modificación expresa, estará vigente hasta el 9 de mayo, fecha en la que vence el actual estado de alarma que le da cobertura legal para poder aplicarse. 

Otra medida que se mantiene es la de las restricciones a las actividades no esenciales, ya que aunque los datos han mejorado mucho en las últimas semanas, todas las provincias siguen todavía en nivel 4 de riesgo, lo que significa que las medidas se aplican por igual en todo el territorio. 

Así, el sector de la hostelería sigue con la prohibición de servir comidas o bebidas en el interior de los locales, aunque sí se permite el consumo en las terrazas. Los centros comerciales también seguirán cerrados, aunque los establecimientos de servicios esenciales que se ubiquen en su interior sí que pueden abrir. 

También seguirán cerradas las instalaciones deportivas cubiertas y estará prohibida la asistencia de público a los eventos deportivos. Lo mismo ocurre con las casas de apuestas y locales de juego, que permanecerán cerrados hasta que baje el nivel de alerta. 

La situación de Covid mejora en Castilla y León

Con los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad el miércoles, 17 de febrero, Castilla y León ha logrado reducir significativamente su incidencia acumulada en un lapso de dos semanas, en las que ha pasado de más de 1.300 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas hasta 'solamente' 419. 

Esta cifra supone que la incidencia todavía es alta y supera ampliamente los 250 casos que Sanidad marcó como umbral para empezar a imponer restricciones más fuertes, por lo que la Junta esperará a bajar de ese límite para seguir levantando restricciones. 

La buena noticia es que la incidencia a siete días es de 141 casos, por lo que todo indica que la tercera ola seguirá bajando en la región durante los próximos días. 

Más complicada es la situación en los hospitales, ya que actualmente hay 1.371 personas ingresadas en los hospitales castellanoleoneses, el 19,09% de sus camas. La situación en las UCI es bastante peor, con 277 personas que ocupan casi la mitad de camas: un 45,94%. 

Estos altos niveles de saturación hospitalaria se traducen también a las víctimas mortales, que en los últimos siete días ha superado el centenar en la región, con 108 fallecidos, alcanzando los 6.192 durante toda la pandemia