Sanitarios con monos de protección preparándose para hacer test de antígenos

Cambio en el recuento de fallecidos por Covid: ¿Por qué se han añadido 1.600 de golpe?

El informe del miércoles incluía esta importante subida

Desde que el ministerio de Sanidad empezó a informar diariamente (desde hace algunos meses excepto sábados y domingos) sobre los contagios y muertes de Covid en nuestro país ha habido dudas sobre el recuento oficial de fallecidos. Incluso desde la oposición se han criticado las cifras oficiales y ha sido utilizado en muchas ocasiones como arma arrojadiza en el Congreso. 

Muchos han cuestionado estas cifras basándose en los excesos de mortalidad registrados por el INE o por el índice MoMo del Instituto Carlos III que es muy superior a las muertes por coronavirus. Tampoco ha ayudado que Sanidad haya cambiado en varias ocasiones el criterio de contabilización de los mismos.

El último precisamente tuvo lugar este pasado miércoles cuando de golpe se añadieron al total más de 1.600 muertes covid dejando la cifra hasta el día de ayer en 38.118. Sorprendía cuando el incremento diario contabilizado durante los días anteriores se situaba sobre las 200 muertes. 

Antes tal aumento improvisto, el propio ministerio quiso aclarar en su propio informe diario del 4 de noviembre, además de en un comunicado cuáles eran los motivos. Lo que explican es que se han incluido datos previos al 11 de mayo que han sido depurados y que han sido sustituidos por otros de «mayor calidad». Por primera vez también se recogen aquellos fallecimientos que pudieron tener un diagnóstico clínico de Covid-19 aunque este no fuera confirmado a través de una prueba diagnóstica PCR o de otro tipo. 

Sanidad apunta que hasta la fecha citada la información que llegaba por parte de las comunidades era «de forma agregada, menos precisa, con riesgo de duplicados y falta de variables de interés». Esto fue debido por el hecho que durante los peores meses de la pandemia, marzo y abril hubo «la mayor presión asistencial y sobre los servicios de salud pública». Por eso se decidió «utilizar información agregada para restar presión burocrática a los sistemas de salud de las comunidades autónomas y que pudieran focalizar el esfuerzo en la asistencia sanitaria». 

El 11 de mayo fue una fecha clave para volver a introducir un sistema de recogida de datos de manera individualizada. Desde entonces las comunidades realizaron un proceso de depuración y actualización de datos, volviendo a introducir en las bases de forma individualizada aquellas muertes que se habían contabilizado de manera agregada sin tener en cuenta todas las variables de interés que si se aplican a día de hoy. 

Fue des de la fecha comentada cuando el ministerio introdujo un cambio en la estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19. Por eso se pasaron a contabilizar solo los casos confirmados a través de una PDIA (Pruebas Diagnósticas de Infección Activa). Pero para tener mejores datos, Sanidad si ha querido incluir considerar como casos oficiales por coronavirus aquellos que fueron hospitalizados, ingresados en UCI o fallecidos con diagnóstico clínico de UCI.

Estos nuevos cambios, por tanto, también han acabado afectando al número total de casos diagnosticados, hospitalizaciones y personas que han pasado por la UCI con Covid-19. Entre la actualización del martes y la del miércoles el número de fallecidos se ha incrementado exactamente en 1.623. De estos 1.326 corresponderían a fallecimientos notificados antes del 11 de mayo mientras que los otros 297 son posteriores a esta fecha. 

El cambio ha permitido introducir también 5.105 casos a la cifra total de positivos confirmados a través de una PCR o un test antígeno. También se han revisado las hospitalizaciones y los ingresos en UCI reduciéndolos en 15.056 y 2.185 respectivamente. Así en el recuento final, las hospitalizaciones des del inicio de la pandemia han pasado de 178.001 hasta 164.452 y el número total de personas ingresadas en UCI de 15.898 a 13.828.