Montaje con foto del campo del Lenense

El suceso mortal en España que podría haber sido mucho peor: ‘Por pocos segundos’

'Pepe' era socio del CD Lenense y siempre seguía los partidos desde la zona donde ayer cayó la torre de iluminación

El fútbol asturiano se ha vestido de luto este fin de semana por la tragedia que se ha llevado la vida de José Manuel, un hombre de 66 años. El incidente se produjo por la caída de una torre de iluminación. Podría haber sido mucho peor, ya que varios niños presentes en el lugar se salvaron de milagro. 

Los hechos ocurrieron en el campo de El Sotón en Pola de Lena durante un partido de la tercera división asturiana. La torre de iluminación se vino abajo tras ser golpeada por una valla de publicidad por efecto del viento. En la zona había varios niños que salvaron la vida saltando al campo. 

La estructura metálica dejó a dos hombres mal heridos, uno de los cuales acabó muriendo como resultado del impacto. La víctima mortal es Juan Manuel Fernández Suárez, un vecino de La Caleya que quedó tendido junto a la estructura metálica. El suceso ha dejado conmocionados al club y a todo el entorno.

Sucedió durante el encuentro

La tragedia tuvo lugar ayer en el partido de fútbol que disputaba el equipo local, el Lenense, frente al Lealtad de Villaviciosa. En un momento del partido, una racha de viento derribó una valla publicitaria que hizo caer la torre de iluminación, de 40 metros de altura. Todo sucedió muy rápido, pero dos personas resultaron afectadas.

Montaje con fotos del accidente
En el momento del accidente había 250 personas | La Noticia Digital

Uno de los jugadores recuerda así el momento en El Comercio: “De repente nos empiezan a gritar desde el campo sal, sal, sal, y salimos todos corriendo al terreno de juego”. En las instalaciones había 250 personas. En la zona de la torre apenas había gente, pero sí varios niños de categorías inferiores siguiendo el partido.

“Nada más se percataron de lo que estaba ocurriendo pudieron saltar al campo y ponerse a salvo”, relata el testigo. Este jugador tiene claro que los niños se salvaron “por pocos segundos”, y que de lo contrario, “podría haber sido una desgracia mucho mayor”. “Fue terrible ver cómo se venía abajo”, dice otro testigo.

Dos personas afectadas

El suceso ocurrió a las 13.35 horas de ayer, a diez minutos para el final del encuentro. El partido se estaba viendo marcado por las fuertes rachas de viento, que provocaron el derribo de la torre sobre uno de los extremos del estadio. La estructura se vino abajo a cámara lenta, y afortunadamente los niños pudieron reaccionar.

Según cuentan los que estaban presentes, “el juez de línea se percató de lo que estaba ocurriendo y avisó a la árbitro”. Esta empezó a gritar para que todo el mundo saliera de la zona, pero lamentablemente dos hombres quedaron atrapados. Uno de ellos pudo ser rescatado con vida del amasijo de hierros.

Se trata de un vecino de Campomanes de 73 años, que estaba siguiendo el partido cerca de la gran torre. Junto a él estaba Juan Manuel, el hombre de 66 años que quedó gravemente herido debajo de la estructura metálica. Entre los presentes había un médico y un estudiante de Enfermería, que iniciaron la reanimación.

Pánico en el estadio

En el estadio se vivieron momentos de pánico y de mucha tensión, ya que estuvieron casi una hora intentando salvarle la vida. “Está muy mal, lo están intentando reanimar”, decía el presidente del club entre lágrimas. Los servicios sanitarios, con tres UVI móviles, hicieron todo lo posible por el hombre mal herido.

El personal sanitario se turnaba para realizarle la reanimación, pero finalmente no lograron salvarle la vida. Eran las dos y media pasadas de la tarde cuando confirmaron la muerte del espectador, cuyo cuerpo quedó tendido sin vida en el lugar. Una comitiva judicial autorizó el levantamiento del cadáver.

Foto de la estructura metálica caída
La torre medía 40 metros y cayó sobre los vestuarios | EFE

Los Bomberos tuvieron que excarcelar a los dos heridos de la estructura metálica, uno de los cuales fue atendido dentro de la ambulancia. Según fuentes del propio club, sufrió una fractura en el brazo y fue trasladado al hospital para revisar las heridas. ‘Pepe’, el fallecido, solía seguir los partidos desde esa zona.

Jubilado y socio del Lenense

El presidente del Lenense explicó que los dos afectados “son dos socios de toda la vida y siempre se colocaban allí para seguir los encuentros”. Por otro lado, asegura que la valla publicitaria, de 30 metros de altura, era casi nueva y estaba sustentada por dos postes. “No entendemos cómo ha podido pasar”, dice.

Fruto de la caída también se vieron afectados los vestuarios, que en ese momento estaban vacíos. Las instalaciones deportivas son de titularidad municipal y están gestionadas por el propio club. Los agentes cortaron una de las carreteras de acceso al campo por seguridad, ante el riesgo de nuevos desprendimientos.

El fallecido era soltero y sin hijos y había trabajado durante muchos años como palista en una empresa familiar. Allí le recuerdan como un empleado excepcional y una gran persona. Hacía poco que se había jubilado, era socio del CD Lenense, y vivía con su hermana.