Tres sanitarios en una UCI en España

Un brote en una residencia en España deja 20 contagiados con todos vacunados

Joaquín López-Contreras, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas de Sant Pau, «La protección de la vacuna, aunque no es una garantía total para evitar el contagio, sí es, por el contrario, muy eficaz en caso de infección»

En plena campaña de vacunación masiva en España, siguen surgiendo continuas dudas y rumores acerca de los efectos adversos de las inoculaciones y la efectividad de las dosis en las personas ya vacunadas contra la covid-19.

En este sentido, hace unos días se produjo un brote de coronavirus concentrado en una residencia de ancianos ya vacunados. Una noticia que mantiene en vilo a sus familiares que no entienden el porqué de ese desencadenante cuando se supone que tienen las visitas limitadas y son una especie de burbuja que ya han recibido las dosis correspondientes del fármaco contra el virus.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El brote se localiza en la residencia de Esparreguera y la inmunización de los usuarios se administró el pasado en febrero. Hasta el momento, el brote habría afectado hasta veinte de sus usuarios, una cantidad que se correspondería con casi la mitad de los residentes del centro.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Así mismo, la propia dirección del geriátrico, la residencia vieja de Can Comelles, informó a los familiares de los ancianos el pasado domingo por una carta sobre la existencia del brote.

Así mismo, en la misma afirma que todos los contagiados presentan sintomatología leve y que, los otros doce restantes, son asintomáticos.

No se trataría de un caso aislado

Una situación que ya se ha repetido en otras ocasiones tras el suministro de la vacuna y que los expertos califican de «excepcional» el brote, aunque explican a que sin vacuna el resultado sería mucho más grave

La noticia aconteció el fin de semana cuando los profesionales del centro advirtieron a las autoridades que algunos de los usuarios presentaban sintomatologías similares a la covid. Desde ese momento, se llevó a cabo el protocolo necesario en el que se desarrollaron los correspondientes test de antígenos rápido a todos los usuarios.

52 pruebas en total son las que se realizaron, 32 de ellas con resultado negativo y 20 tests dieron positivo en coronavirus. En esta línea, ocho de los positivos presentan síntomas leves y los otros 12, son asintomáticos. Tal y como informó el medio de ‘La Vanguardia’, uno de los usuarios fue ingresado en un hospital, aunque pasada la medianoche, regresó al centro.

Los familiares fueron conocedores de la noticia cuando al día siguiente, el domingo, se personaron en la residencia a buscar a sus allegados para comer fuera del centro o para dar un paseo con ellos.

Así mismo, desde la propia residencia se notificó que quedaban suspendidas las salidas y las visitas. Con respecto a los residentes que han dado positivo están aislados del resto de usuarios. Por el momento, las visitas y salidas de los propios usuarios solo estarían permitidas en otra de las residencias en donde permaneces alojados los negativos en covid-19, en la residencia nueva Can Comelles.

El jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas de Sant Pau, Joaquín Lopez-Contreras, ha calificado de «excepcional» la alta cifra de contagiados en un solo brote entre personas ya vacunadas previamente en el mes de febrero.

En cualquier caso, también afirma que la vacuna es necesaria especialmente para estos colectivos, ya que «es la prueba de que la protección de la vacuna, aunque no es una garantía total para evitar el contagio, sí es, por el contrario, muy eficaz en caso de infección». Igualmente, Tomàs Pumarola, jefe de microbiología del hospital Vall d’Hebron, afirma que «Si ese brote se hubiese producido hace seis meses, antes de la vacuna, seguramente muchos de esos usuarios estarían ahora hospitalizados».

«El hecho de que la mayoría de esos residentes no presenten cuadros médicos graves –continúa Tomàs Pumarola– es la prueba de que la vacuna protege, y mucho, si uno se infecta una vez inoculado».