ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Imagen de archivo de un baño público

Cuidado en los baños públicos: por qué no deberías usar los secadores de manos

Según un estudio, es más seguro secarse las manos con toallas de papel que con secadores de aire

En muchas ocasiones, creemos que objetos que utilizamos en nuestro día a día no tienen ningún peligro. Pero lo cierto es que hay algunos que pasan desapercibidos y que no debemos pasar por alto, ya que nuestras acciones podrían tener consecuencias. 

Con la llegada de la pandemia del coronavirus, se ha hecho mucho hincapié en la importancia del lavado de manos con agua y jabón.

Si bien es cierto que es una práctica que realizábamos con anterioridad, hemos tomado mucha más conciencia de lo importante que es un buen lavado de manos. Pero, ¿qué pasa si con lo que nos secamos las manos puede ayudar a propagar las bacterias?

Uno de estos objetos que solemos utilizar cuando vamos a un baño público es el secador de manos. Y es que, aunque parezca una herramienta ideal para no entrar en contacto con superficies, lo cierto es que no es así.

Los secadores de aire esparcen más bacterias que las toallas de papel

Según recoge el medio ‘Europa Press’, el estudio ‘Infection Control & Hospital Epidemiology’ publicado por la revista de la Sociedad de Epidemiología Sanitaria de América, explica que los  secadores de aire podrían suponer riesgo de propagación de bacterias. 

Según este estudio, los secadores de manos de alta velocidad, además de dejar las manos mal lavadas si los comparamos con toallas de papel, propagan gérmenes que, además, se quedan impregnados en la ropa y pueden transferir más bacterias a diferentes superficies. 

Las personas que elaboraron el estudio hicieron un experimento en el que comprobaron cuál es la función de las diferentes formas de secarnos las manos y cómo afectan a la propagación de gérmenes las manos que están más lavadas.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Las personas que se sometieron a este experimento tuvieron que desinfectar sus manos con desinfectante de alcohol al 70% y, después, las metieron en una solución viral inofensiva. Tuvieron que sacudirlas y, acto seguido, secarlas, o bien con secador de aire o bien con toallas de papel. 

Además, estos voluntarios tuvieron que llevar un delantal para conocer cómo actúa la contaminación de la ropa y, después, también estuvieron en el hospital tocando diferentes superficies comunes, como podría ser el botón del ascensor. Así, los expertos recogieron muestras de las superficies que habían tocado los voluntarios, y también de los delantales.

Niveles de contaminación 10 veces más altos que con toallas de papel

Ines Moura, autora del estudio, explicaba que «según el usuario y la contaminación de la superficie observada después del secado de manos con  secadores de aire  de alta velocidad, cuestionamos la elección de secadores de aire en entornos de atención médica».

La investigadora de la Universidad de Leeds (Reino Unido) también indicaba que «los microbios que quedan después de secarse las manos pueden transferirse a las superficies a través de las manos y la ropa contaminadas».

Según recoge el estudio, las superficies que los voluntarios tocaron después de secarse con secador de manos obtuvieron niveles de contaminación 10 veces más altos en comparación al secado con toallas de papel. 

Por otra parte, los expertos también observaron una mayor transferencia microbiana al delantal cuando los voluntarios utilizaron el secador de aire, y la ropa que llevaron también ayudó a propagar los gérmenes.

Así, según explica Ines Moura, el estudio fue realizado en un entorno de atención médica «y tiene lecciones importantes para las instituciones de salud que todavía tienen secadores de aire  de alta velocidad en los baños». No obstante, Moura también indica que los resultados también «son relevantes» para los baños públicos que cuentan con mucho tráfico.

Por lo tanto, lo recomendable es utilizar toallas de papel cuando nos sequemos las manos en baños públicos. Os recordamos que el lavado de manos ideal tiene que durar entre 40 y 60 segundos, y debe cubrir todas las superficies de las manos.