Varias personas esperan en la puerta de un oficina de empleo

El Gobierno tiene a punto una nueva ayuda económica para los españoles

El Ejecutivo pretende la implantación de tres tipos de fondos para apoyar la economía

La pandemia ha azotado la estructura empresarial española de tal manera que desde el Ejecutivo central se aprobará el próximo martes una serie de ayudas dedicadas a solventar lo mejor posible la situación. Este paquete del Ministerio de Economía prepara tres fondos de una cuantía que suma 11.000 millones de euros.

Las tres divisiones consisten en una bonificación de ayudas directas aplicada a aquellas empresas afectadas por las restricciones que se distribuirá por medio de las comunidades autónomas. Otro de ellos será para la recapitalización de firmas medianas y lo dirigirá Cofides. El último será para respaldar los 118.000 millones de euros que ha avalado el ICO. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El gobierno ha tratado de responder a la pandemia en plano sanitario de forma reaccionaria y el papel que afronta conforme al debilitado sector económico es semejante. En el caso del capital respondió cubriendo los costes de los ERTE y proporcionando liquidez con los avales ICO. Este parche sirvió para aliviar la situación, pero no fue suficiente para sostener a los negocios cuando volvieron a activarse las restricciones.

Desde la delegación del gobierno se ha cifrado la cantidad de ayudas en unos cinco puntos del PIB, alrededor de 50.000 millones de euros. Si bien este plan inicial podía compensar el drástico escenario, los rebrotes han causado que el gobierno tenga que plantearse nuevas medidas adicionales.

11.000 millones de euros y tres fondos 

Como se ha apuntado, el primero servirá para compensar el balance de negocio en las empresas afectadas por el coronavirus, y será distribuido por cada demarcación territorial. Esta partida incluye los 2.000 millones de euros de los fondos europeos React EU y las subvenciones disponibles hasta el momento. Desde el gobierno se ha apuntado que debido a la situación se han recibido más ayudas que nunca, y depende de cada territorio como sea su gestión. A pesar del libre albedrío, Pedro Sánchez ha querido puntualizar que sobre todo irán dirigidos a hostelería y turismo.

Otra de las bonificaciones es la encargada de recapitalizar a los negocios medianos y que cuenta con un total de 10.000 millones de euros. A pesar de su menor volumen, será una inyección de capital y gestionado por Cofides. Esta compañía la gestiona el estado y se especializa en la utilización de préstamos participativos y la exportación de empresas españolas.

El último es el vinculado con los fondos ICO, que permitirá gestionar la deuda de las empresas que se han acogido a este proceso. Esta bonificación permite una mayor flexibilidad a la banca, con motivo de que el negocio pueda devolver el capital en plazos pactados según las condiciones económicas. El Instituto de Crédito Oficial ha avalado durante la pandemia alrededor del 72% de los préstamos solicitados.

¿Quién cumple los requisitos de los fondos ICO?

Es la cuestión que ha surgido entre el conflicto de las grandes bancas económicas y el gobierno central, ya que no existe una regulación que permita definir que empresa o no es viable para recibir el préstamo. Tras cinco meses de negociación, por parte del Ministerio de Economía se ha determinado que serán los bancos los encargados de estructurar las quitas. Eso sí, a través de un protocolo general para evitar una caída de las empresas.

Este tipo de proceso es novedoso en toda Europa, ya que España es el único país que permite a sus grandes entidades realizar esta gestión, el resto de países miembros ni lo plantean, ni lo recomiendan. Desde las grandes sociedades monetarias no existe una oposición a realizar estas quitas, sobre todo en el sector del turismo y la hostelería.

Para otros no sirve de nada la prolongación de las moratorias de pago de los fondos ICO, ya que las empresas no pueden asumir que aumente la deuda. Este hecho se debe a que necesitan capital líquido para hacer frente a los gastos de reapertura, o saldar sus propios gastos con proveedores.