Una mujer mayor 'autoconfinada' mira el exterior desde su ventana

El aviso de las autoridades sanitarias hoy martes: 'No os lo debéis creer'

Denuncian la llegada de vacunas fraudulentas que no cuentan con garantías de seguridad y eficacia

Las autoridades sanitarias de Bélgica han alertado este martes, 16 de febrero, que están apareciendo vacunas fraudulentas fuera de los circuitos legales y sin garantías de eficacia y de seguridad, por lo que han pedido a la ciudadanía que no las compre y que se limite a seguir las indicaciones sanitarias. 

Según un comunicado escrito por Sabine Stordeur, directora del programa científico del Centro Federal de Expertos para la Atención Médica, estas vacunas «fraudulentas» serían, supuestamente, de origen ruso, y no cuentan con ningún tipo de garantía de seguridad ni de eficacia probadas por los organismos competentes, así que piden que no se compren ni en la calle ni por internet.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Además, Stordeur ha recordado a la población que todas las vacunas que lleguen a la UE y que cuenten con la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento y de la Comisión Europea serán gratuitas para la población, gracias al esfuerzo comunitario realizado por la Unión, que ha cerrado contratos millonarios con varias farmacéuticas de todo el mundo para asegurar la llegada de vacunas probadas, eficaces y seguras contra el Covid-19.

Así, todos los ciudadanos podrán vacunarse cuando llegue el momento, aunque actualmente hay que priorizar los colectivos de riesgo porque todavía no hay producción suficiente para abastecer a todo el mundo. Stordeur recuerda que las vacunas se administrarán siempre de la mano de profesionales de la Sanidad, ya sea en hospitales, en residencias de gente mayor, o más adelante en localizaciones adaptadas para la vacunación masiva, como estadios y pabellones deportivos. 

Europa cuenta con tres vacunas aprobadas

En Europa, de momento, hay aprobadas tres vacunas contra el Covid-19. La primera, en diciembre, fue la de Pfizer y BioNTech, la más numerosa en cuanto a dosis y con la que se empezó a vacunar a las personas mayores de las residencias. La segunda aprobada fue la de Moderna, el pasado mes de enero, que también ha ido enviando paquetes semanales de dosis, aunque en un número mucho menor. 

A ambas vacunas se les unió después la de Oxford y AstraZeneca, que poco a poco está enviando cada vez más vacunas y se pone al nivel de las recibidas por parte de Pfizer. Las tres vacunas son las que se administran actualmente en Europa, especialmente a gente mayor y profesionales sanitarios. 

A partir de marzo está previsto que se apruebe la cuarta, la vacuna de Johnson & Johnson, que solo necesita una dosis para inmunizar a la población, por lo que podría acelerar considerablemente la velocidad de la vacunación en toda Europea, incluida España.

Estas son las únicas vacunas que, a día de hoy, están aprobadas o está previsto que se aprueben próximamente en España, con otras vacunas en desarrollo que podrían sumarse más adelante. 

Además, algunos países europeos han planteado la posibilidad de comprar también la vacuna rusa Sputnik, algo que desde la Comisión Europea no han rechazado frontalmente y que podría llegarse a aprobar si se comprueba que cumple con todos los requisitos de seguridad y eficacia. 

Cualquier otra vacuna que se venda como eficaz contra el coronavirus no está aprobada por la Agencia Europea del Medicamento, por lo que no se puede asegurar que funcionen ni que sean seguras para las personas que se las ponen, como están recordando ahora desde Bélgica ante la posibilidad de que algunos ciudadanos, hartos de la angustia que provoca la posibilidad de contagiarse, decidan buscar otras vías de inmunización.

A falta de conocer el efecto que las nuevas variantes del Covid-19 tengan sobre el efecto de las vacunas, esta es la mejor herramienta en la lucha contra la pandemia, pero debe hacerse siempre siguiendo unos protocolos y unos ensayos clínicos que garanticen su seguridad para la población.