Sanitarios con equipos de protección trasladando a un paciente

El ataque letal del Covid que acaba contigo en cuestión de minutos

El caso de una mujer joven que sufrió un fallo cardíaco súbito por culpa del coronavirus alerta a los investigadores

El SARS-CoV-2 sigue provocando sorpresa entre la comunidad médica, sobre todo después de que haya trascendido el caso de una mujer joven en Estados Unidos que murió de un fallo cardíaco súbito a raíz de infectarse por coronavirus.

La mujer tenía 35 años no tenía patologías previas, era de origen hispano y acababa de ser madre hacía tres meses.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

La víctima, de la cual no ha trascendido el nombre, empezó a encontrarse mal y estuve durante una semana con fiebre leve y tos, aunque no llegó a hacerse ninguna PCR. De repente, un día se sintió cansada y mareada, se fue a la cama y ya no despertó jamás. Su corazón le había fallado súbitamente y su marido la encontró ya fallecida, sin poder nada.

Fue gracias a una autopsia post-mortem que se le diagnosticó coronavirus. El médico forense le diagnosticó miocarditis linfocítica fulminante, lo que impulsó a varios científicos a investigar su caso y analizar su corazón, para ver qué le había pasado. 

Una afectación muy rara

Los resultados se han publicado en la plataforma de comunicación científica Research Square y explican cómo las células del corazón de la paciente se vieron afectadas gravemente por una infección de SARS-CoV-2: «Al estudiar el miocardio de una mujer joven que murió repentinamente, diagnosticada post mortem con covid-19, descubrimos una infección por SARS-CoV-2 en el corazón», describen los investigadores.

Se trata de una afectación muy rara que ya se conocía y que puede darse tanto en el caso del coronavirus como en el de algunos virus causantes de la gripe o incluso gastroenteritis, que pueden afectar directamente al corazón. El presidente de la Sociedad Española de Cardiología Julián Pérez-Villacastín, ha explicado al medio 'Nius' que se trata de casos «muy raros, muy escasos, y creemos que probablemente sea una susceptibilidad individual ante este tipo de infecciones víricas», ha relatado, apuntando directamente a causas genéticas.

¿Cómo actúa el coronavirus en el corazón?

Pero, ¿cuál es la causa de la muerte súbita cuando el virus del Sars-CoV-2 entra en el corazón? Se trata de una batalla entre el virus y el sistema defensivo del paciente que tiene lugar en el corazón, y que provoca como ‘daño colateral’, la destrucción de las células de este órgano vital para el funcionamiento del cuerpo.

Es decir, en el transcurso de la ‘pelea’, se acaba destruyendo lo que hay alrededor, las células cardíacas y las conexiones eléctricas entre ellas, que hacen latir al corazón y bombear sangre al resto del cuerpo. Es por eso que se empiezan a provocar arritmias cardíacas que son las que finalmente causan una muerte muy rápida: «En 9 ó 10 segundos pierdes el conocimiento y el cerebro sobrevive muy poco sin riego sanguíneo, cuestión de minutos», asegura el cardiólogo al citado medio.

Un influencer filipino falleció de la misma manera

Este fue el motivo por el que el 'influencer' filipino Lloyd Cafe Cadena, con más de 7 millones de seguidores, falleció el 26 de octubre con tan solo 26 años. La causa de su muerte fue un ataque al corazón, pero horas antes había dado positivo por coronavirus; murió mientras dormía.

La embolia pulmonar, otra de las afectaciones del coronavirus que causa la muerte

Son varias las afectaciones graves del coronavirus que causan la muerte por daños cardiovasculares. Los cardiólogos llevan desde el principio de la pandemia analizándolos, y entre ellos se encuentran la trombosis, la miocarditis, el ictus o la embolia pulmonar.

La embolia pulmonar fue el trágico final de una chica joven de solo 20 años, hermana de un famoso periodista deportivo en Estados Unidos, que tras ser infectada por coronavirus, sufrió un coágulo en la sangre que le impidió seguir recibiendo riego sanguíneo, provocándole la muerte.