Un policía local en un control nocturno

Otra comunidad adelanta su toque de queda y confina una de sus ciudades

Desde el próximo jueves, 14 de enero, el toque de queda se aplicará a partir de las 22:00 horas

El gobierno asturiano ha decidido este lunes, 11 de enero, modificar el horario del toque de queda que afecta a la región y que entrará en vigor el próximo jueves, 14 de enero. El confinamiento nocturno a partir de entonces empezará a las 22:00 horas, una hora antes que hasta ahora, y se aplicará hasta las 06:00 horas. 

El aumento de casos de Covid-19 en el Principado después de las fiestas navideñas ha obligado al Ejecutivo regional a endurecer esta medida y también a confinar durante dos semanas, hasta el próximo 25 de enero, la localidad de Grado, donde se ha detectado un brote que afecta a todo el concejo. Con esta decisión, quedarán restringidas las salidas y entradas salvo por causas justificadas, intentando así reducir los contactos sociales.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

En el resto de la región, el confinamiento se aplicará durante el toque de queda, una franja horaria en la que no estará permitido salir de casa salvo por causas debidamente justificadas, como ir a adquirir medicamentos, ir o volver del trabajo, cuidar de personas mayores o dependientes u otras actividades debidamente acreditadas. 

Estas nuevas restricciones se publicarán esta tarde en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), tal como ha anunciado el presidente, Adrián Barbón, este lunes. Además, se publicará también una actualización de las medidas extraordinarias para la prevención, contención y coordinación ante la pandemia de coronavirus que está en vigor en la región. 

Todas estas novedades se darán a conocer de forma oficial a lo largo de esta tarde, después de la reunión entre la Consejería de Sanidad de Asturias y los expertos en epidemiología y salud pública que asesoran al gobierno. 

El adelanto del toque de queda se venía hablando en los últimos días después de que muchas otras comunidades autónomas, que todavía tenían el toque de queda que se instauró durante el mes de noviembre, lo modificasen para adaptarse a la nueva situación epidemiológica por la que pasa el país. 

Así, regiones como Andalucía o Murcia, que hasta ahora también aplicaban el toque de queda a las 23:00 horas, lo adelantaron a las 22:00 horas, como Asturias ha confirmado también este lunes. 

Respecto al cierre perimetral de todo el Principado no hay novedades, se mantendrá de forma indefinida y puede alargarse hasta el 8 de mayo, cuando vence el estado de alarma que da los instrumentos jurídicos a las comunidades autónomas para que mantengan este tipo de medidas. 

La situación en Asturias

Todas estas decisiones sobre nuevas restricciones llegan después de detectarse un aumento de contagios en Asturias, en línea con lo que ha ocurrido en el resto de España, en medio de las fiestas navideñas.

El pasado 30 de diciembre, según el informe de Sanidad, la incidencia media de las últimas dos semanas en Asturias era de 112,63 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en el informe del último viernes, 8 de enero, la incidencia había escalado hasta los 151 casos. 

Estos datos todavía están muy lejos del de Extremadura, con una IA de casi 800 puntos, o de Baleares y Madrid, que superan los 500, pero el gobierno asturiano no quiere que se repita la situación de la segunda ola, cuando Asturias llegó a ser de las regiones más afectadas y pasó de tener una de las incidencias más bajas de España a tener una de las más altas, con todo lo que eso conllevó también a los hospitales. 

Especialmente porque la atención sanitaria todavía no se ha recuperado del todo y aún hay 242 personas ingresadas en la región por Covid-19, lo que supone casi un 7% del total de sus camas. En el caso de las UCI la situación es más grave, ya que un 18,63% de sus camas ya están ocupadas por los 60 pacientes con Covid-19 ingresados en estas plantas, un punto de partida preocupante si la tercera ola se dispara en las próximas semanas.