Transehúntes paseando por Aranda de Duera

Ahora mismo: Una ciudad de 30.000 habitantes de España vuelve a la Fase 1

La tasa de incidencia en el municipio es del 66,69 por cada 10.000 tarjetas sanitarias

El juzgado de instrucción 2 de Aranda de Duero (Burgos) ha autorizado el plan de contención propuesto por la Junta de Castilla y León para aislar a esta localidad de más de 32.000 habitantes que sufre una elevada tasa de incidencia de coronavirus y donde se está produciendo transmisión comunitaria.

Aranda de Duero regresa además a la fase 1 y se suma así a las localidades vallisoletanas de Íscar y Pedrajas de San Esteban que desde el pasado sábado permanecen aisladas durante 14 días.

Elevada tasa de incidencia

La situación de contagios en Aranda de Duero (Burgos) no para de crecer y sus zonas básicas de salud contabilizan este jueves 131 casos en la zona Norte y 68 en la Sur, lo que deja una tasa de incidencia del 66,69 por cada 10.000 tarjetas sanitarias en la primera y del 42,05 en la segunda.

Además, la zona básica de Aranda Rural, que hasta ahora había mantenido un buen comportamiento también se está complicando con 29 casos positivos y una tasa de incidencia de 37,41, según la información del portal de transparencia de la Junta consultada por Efe.

Burgos no adoptará medidas adicionales

Por su parte, el Ayuntamiento de Burgos no adoptará medidas adicionales ante el aumento de casos confirmados de COVID-19 en la provincia en la última semana.

Así lo ha avanzado este lunes la alcaldesa en funciones, Nuria Barrio, quien ha advertido de que si bien la situación se evalúa a diario, todavía no consideran necesario adoptar nuevas medidas para controlar la propagación del virus.

Barrio ha señalado que, según la información trasladada por la Junta de Castilla y León, los brotes en la capital burgalesa están «identificados y acotados», y la situación a día de hoy no obliga a tomar nuevas decisiones.