Control de carretera de la guardia civil durante el confinamiento por el coronavirus

Andalucía marca el día en que podría volver la movilidad entre provincias

El vicepresidente Juan Marín ha concretado cuáles son 'las previsiones' de la Junta

Cada vez nos encontramos más cerca de la llegada de la Semana Santa. Y aunque en Andalucía no se podrán vivir procesiones, al haber sido suspendidas como ya pasará el año pasado, la realidad es que es posible que haya una cierta esperanza de poder reprender los viajes durante ese período vacacional. 

Así lo dejaba entrever este miércoles el vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín. Anunciaba que «las previsiones» que maneja la Junta van en la línea de permitir la movilidad entre provincias para Semana Santa. El objetivo sería «abrir el cierre perimetral dentro de la Comunidad Autónoma», a partir del 26 de marzo. Marín, pero, ha querido dejar claro que no está sobre la mesa y que «ese debate no existe» sobre la posibilidad de permitir también entonces la movilidad a otras comunidades autónomas. 

Ha hecho estas declaraciones frente a los medios antes de participar en la inauguración junto al consejero de Transformación Económica, Rogelio Velasco, del evento Dimensión Digital de Andalucía. Pese a su optimismo, ha asegurado que todo dependerá de observar «cómo va la evaluación de las hospitalizaciones, de los ingresos en UCI» además de esperar a «qué nos indican los expertos».

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Marín ha vuelto a expresarse con mucha cautela, afirmando que Andalucía sigue avanzando hacia «la dirección de la movilidad abierta dentro de la Comunidad». Pero ha insistido en que hay cero opciones de poder viajar, de momento, fuera de la misma, ya que «el Gobierno de España ha dejado muy claro que no se va a abrir ninguna Comunidad Autónoma». 

Hay que recordar que este miércoles hay una nueva reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad. En ella, el ministerio de Sanidad como las diferentes consejerías autonómicas debatirán la propuesta de mantener el cierre perimetral de las regiones tanto el puente festivo del día de San José como para la propia Semana Santa.

El vicepresidente andaluz también ha querido reiterar que no habrá problemas para aquellos que se desplacen por motivos de «trabajo o estudio» o también para volver a casa. Y es que ha afirmado que «los aeropuertos están abiertos a día hoy, no hace falta llegar a la Semana Santa». 

Cuando se tomaría la decisión 

Mientras que la decisión sobre si se mantendrá la prohibición de viajar a otras comunidades se debería tomar este mismo miércoles, todavía se tendrá que esperar algunos días. Así lo anunciaba el martes, el consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre. Y es que está previsto que no se tome ninguna decisión definitiva sobre restricciones hasta que no se produzca la próxima reunión del conocido como comité de expertos de la Junta, el próximo día 18 de marzo. 

Aguirre, que también dejaba entrever que la movilidad fuera de Andalucía será un imposible, afirmaba que con las restricciones, la Semana Santa va a ser «diferente» respecto a años anteriores, «sin aglomeraciones ni procesiones». Eso sí hacía un llamamiento a celebrarla de alguna manera, a hacerla «muy nuestra», ya que cree que «en momentos duros como este es cuando la imaginación vale mucho».

El titular de Salud también quiso hacer balance de la situación actual de la pandemia en Andalucía, explicando que la comunidad ha entrado en una especie de «meseta». Por eso, considera que es «muy pronto» para concretar todas las medidas de cara a la Semana Santa, aunque sí es partidario de mantener el cierre de la comunidad. 

Viendo como indicadores como la incidencia siguen bajando, pero de manera más lenta, o como 'índice Rt' que marca la propagación del virus, incluso crece, hacía «un llamamiento a la prudencia». Concluía diciendo que no hay «lanzar las campanas al vuelo» y esperar antes de tomar cualquier decisión.