Personas circulando por la calle con mkascarillas

Coronavirus España: Lo que puede pasar en los próximos 15 días da miedo

'En 15 días el virus llegará a los mayores y habrá cuadros graves', avisa el epidemiólogo Daniel López Acuña

Daniel López Acuña, profesor de la Escuela Andaluza de Salud pública y ex director de acción sanitaria en situaciones de crisis de la OMS, está más que preocupado por la evolución de los brotes de coronavirus en España, con una cifra que ya crece hasta los 700 activos.

El epidemiólogo, en una entrevista para la 'Cadena SER', opina que estos brotes son «esperables en esta fase de la epidemia», aunque también asegura que «acaban siendo descontrolados y que reintroducen la transmisión comunitaria».

El gran problema que explica López Acuña es el de los asintomáticos, «la mayoría jóvenes y que no quieren hospitalización, pero esto no quiere decir que no sean infectantes y transmisores», señala. A pesar de ello, asegura que este tipo de contagios asintomáticos puede variar en las próximas semanas. «Vamos a observar que esto se va extendiendo en 10 a 15 días a edades más avanzadas y ahí podemos tener una reintroducción de situación en que las personas mayores sean infectados y tengamos cuadros más severos», confiesa.

La importancia del rastreo y el aislamiento de positivos

«La mayoría de las comunidades tienen brotes aislados controlables. El 75% de los brotes son pequeños que implican a diez personas máximo. El problema es cuando se extienden y llega a ocurrir como en Aragón, Cataluña, Navarra o Madrid, en los que se puede extender la transmisión comunitaria. En esos casos no basta las medidas de contención de un brote pequeño y hay que tomar medidas más severas», prosigue.

Para que no ocurra esto y no se propaguen tanto los brotes que acaben siendo imparables, Acuña recalca la importancia de hacer el correcto rastreo de los contactos y el aislamiento de los positivos. «Si esto no se hace con determinación, se corre el riesgo de que el brote se extienda».

Finalmente, en relación a los brotes localizados en algunas comunidades con mayor incidencia que otras, el epidemiólogo español lo achaca a «la incidencia a las grandes densidades de población, al influjo turístico y a la relajación en la distancia física, el ocio nocturno, los bares y terrazas en los que hay aglomeraciones».