Montaje con el museo y el presidente

Seis personas se encierran y avisan a Pedro Sánchez: ‘En seis horas vamos a morir’

Los afectados por el aceite de colza quieren visibilidad y piden una reunión urgente con el presidente

La desesperación ha llevado a seis víctimas del aceite de colza a encerrarse en el Museo del Prado de Madrid. Amenazan con retransmitir su muerte en directo si el presidente del Gobierno no atiende a sus demandas. Han lanzado un comunicado con un mensaje claro: “No más humillación y abandono”.

Esta mañana, sobre las 10, los seis manifestantes han entrado en el museo del Prado como visitantes y sin levantar sospechas. Una vez dentro, se han encerrado en la sala donde se encuentra el cuadro de Las Meninas de Velázquez. Se trata de seis víctimas del aceite de colza, una de ellas en silla de ruedas.

Un mensaje claro para Pedro Sánchez

Los manifestantes pertenecen a la Plataforma Síndrome Tóxico-Seguimos Viviendo, que ha lanzado un comunicado público. 

“Solo nos dejan la opción de realizar esta acción de dolor, una llamada de socorro al mundo”, aseguran. Y explican por qué han elegido el Museo del Prado: “a muchas víctimas enfermas de la colza la cultura nos ha servido para no rendirnos”. Consideran este espacio como “símbolo del orgullo y la visibilidad”.

Esto es precisamente lo que demandan estas víctimas: ”queremos visibilidad mundial”. Por eso se han encerrado y tienen un plan para presionar al Gobierno. “No saldremos hasta que el Presidente del Gobierno se comprometa y facilite una fecha de encuentro públicamente. 

Piden una reunión urgente

Los manifestantes piden que el presidente Sánchez anuncie mediante un comunicado público una fecha “inminente”. Como medida de presión, han anunciado lo siguiente: “Pasadas seis horas desde el inicio de nuestra presencia aquí, comenzaremos a tomar pastillas”.

Aseguran estar en ayunas y tener “las pastillas suficientes para llegar al descanso eterno que no nos ofrecen ustedes”.”Si lo que llevan esperando todos estos años es que muramos para acabar con el problema, tendremos que utilizar lo único que nos queda”, añaden.

Amenazan con suicidarse

Por eso han amenazado con ofrecer al Gobierno “el privilegio de ver en directo nuestro descanso eterno”. Para llevar a cabo el acto, han escogido una fecha especial: el 19 de octubre. Hoy se cumplen 40 años de la aprobación del decreto ley de protección a las víctimas del síndrome tóxico.

Primer plano del afectado

El grupo reclama reparación moral y un acto de Estado como homenaje de dignidad y respeto. Quieren el mismo trato que el resto de víctima, un centro de atención especializada y la formación de una comisión para la investigación de los hechos. 

La mayor crisis por intoxicación

El aceite de colza se obtiene de la semilla de un planta originaria de la India, la colza. Hace décadas, su consumo se extendió por Europa y España se convirtió en uno de los principales productores. En los años 80 fue el origen de la mayor crisis sanitaria por intoxicación alimentaria en nuestro país.

Imagen de archivo en un mercadillo

El primer caso detectado fue el de Jaime Vaquero, un niño de 8 años, en mayo de 1981. Después murieron unas 5.000 personas, y otras 60.000 padecieron secuelas. La causa del envenenamiento fue una partida de garrafas procedentes de Francia.

20.000 enfermos crónicos

El aceite envenenado había sido adulterado con anilina y vendido a granel como aceite de oliva en mercadillos, a más bajo precio. La refinación del aceite de colza con anilinas a altas temperatura aumenta la toxicidad. 20.000 personas siguen con secuelas a día de hoy. 

La crisis del aceite de colza produjo una saturación de la sanidad pública. Los enfermos presentaban neumonías inusuales, con hipertensión y tromboembolismos. Muchos de ellos padecen problemas en el hígado, esclerodermia y problemas pulmonares de forma crónica. La crisis cambió también la forma de entender las crisis sanitarias en nuestro país.

La galería de fotos del día: