Nichos de un cementerio con flores

Abre el ataúd de su hija Candela de 21 años y descubre que no es ella

La funeraria confundió el cuerpo con el de otra joven

Un trágico suceso en Córdoba, Argentina, ha conmocionado al mundo entero. Dos madres descubrieron que los cuerpos de sus hijas fueron intercambiados mientras las estaban velando. 

Para la localidad argentina, el primer día del 2021 empezó con una terrible acontecimiento. Tan solo unas horas después de darle la bienvenida al nuevo año, tuvo lugar un escalofriante accidente de tráfico que terminó con la vida de tres personas y dejó gravemente heridas a otras dos.

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Las familias de dos de las fallecidas, Candela Bonaldi y Eliana Benítez, ambas de 21 años, decidieron velar a las dos jóvenes el mismo lugar, pero en horarios distintos. 

«El velatorio de Eliana era de 10 a 13 y el de Candela empezaba a las 13 y finalizaba a las 15. Ambas iban a cementerios distintos, pero eran veladas en el mismo lugar», explicó Nadia, la hermana de Benítez, al medio argentino 'Vía Córdoba'.

Una ceremonia que estuvo marcada por un desgarrador acontecimiento. La funeraria, la casa de sepelios Caruso, confundió los cuerpos de las dos mujeres: dejó en la sala reservada para la familia de Benítez el cuerpo de Candela y en la de la familia Bonaldi el cuerpo de Eliana. 

Collage de Candela Bonaldi y Eliana Benítez
Candela Bonaldi y Eliana Benítez | Facebook

El terrible error de Caruso

Nadia fue quien tuvo que acudir a la morgue y retirar las pertenencias de su hermana. Allí le dijeron que no hacía falta reconocer el cuerpo porque durante el velatorio podrían verla a cajón abierto. «En el lugar me dieron su documento, sus pertenencias, y yo sabía que era mi hermana».

Sin embargo, cuando llegó a su casa recibió una llamada de la funeraria. «Me llaman para decir que ya habían buscado el cuerpo en la morgue, que estaba muy golpeado y que ellos sugerían que fuera a cajón cerrado».

«Entonces, les dije que de ser así, queríamos verla. Nos dijeron que podía entrar una sola persona a reconocerla, solo 30 minutos».

Su padre reconoció el cuerpo y afirmó que se trataba de Eliana, pero cuando la madre de Candela se acercó a darles el pésame a los Bonaldi durante el velatorio descubrió que había algo raro. 

«Cuando nos acercamos, la madre de Cande nos pregunta si Eli usaba anillos. Ellos no habían podido ver el cuerpo. Pero abrieron el cajón, le tocaron la mano y vieron los anillos». 

«Cande tenía un tatuaje en uno de sus brazos que la madre no se lo vio, y tampoco usaba anillos. Yo en el momento le dije que no, que estaba confundida, que mi papá había visto y era mi hermana quien estaba en el cajón». 

La familia de Eliana descubrió la verdad cuando se encontraban a punto de enterrar el cuerpo en el cementerio Parque Los Álamos. 

Un amigo en común de ambas jóvenes les llamó y les dijo que la madre de Candela había abierto el cajón donde supuestamente se encontraba el cadáver de su hija. «La chica que estaba dentro tenía brackets y Candela no usaba brackets; mi hermana sí». La funeraria confundió los ataúdes después de que el padre de Eliana reconociera el cuerpo de su hija.

Entonces decidieron contactar con Caruso y les pidieron que abrieran el cajón donde supuestamente estaba Candela. «Cuando mi mamá llegó a la empresa primero no querían abrir el cajón, pero después accedieron». 

«Cuando lo abrieron, mi mamá corroboró que quien estaba ahí era mi hermana, y el cuerpo de Candela era el que nosotros habíamos velado y enterrado».

La pésima reacción de la funeraria

Un trágico acontecimiento que se agravó con otro malentendido. Nadia acordó que una ambulancia se digiera al cementerio para intercambiar los cuerpos, pero este vehículo jamás llegó.

La funeraria se justificó señalando que pensaban que la familia se iba a trasladar hasta la sede central y hacer el cambio. Pese a esto, finalmente enviaron el cadáver de Eliana. «El sepelio que debía durar hasta las 13 terminó a las 16.30».

A pesar del dolor que les ha causado, las familias de ambas jóvenes han querido hacer público este suceso para que no vuelva a ocurrir algo similar y han destacado que van a emprender medidas legales contra la casa de sepelios.

«Ahora estamos en un momento en el que, lo único que importa, es el dolor que nos generó esto. Pero cuando todo se acomode vamos a iniciar acciones legales. No queremos que esto se vuelva a repetir».

Asimismo, han destacado el pésimo trato que recibieron por parte de la funeraria. «A mi mamá no le daban soluciones, así que fui yo a la empresa y hablé con Rodrigo, el encargado de ventas, quien me trató de muy mala manera». 

«Les dije que a mí no me interesaba la plata, pero quería que me dieran una solución porque yo no iba a volver a velar a mi hermana, pero quería que lo solucionaran y, mínimo, se disculparan por esta situación».