Pablo Casado dando en directo el pésame en directo a Ana Rosa Quintana por la muerte de Álex Lequio.

Piel de gallina: El pésame de Pablo Casado a Ana Rosa

El político ha emocionado con sus palabras a la presentadora

Ayer conocíamos que se había producido la muerte de Álex Lequio, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, a los 27 años. Un fallecimiento el suyo, provocado por el cáncer contra el que había estado luchando dos años, que ha conmocionado a todo el mundo. De ahí que en medios de comunicación y en redes sociales su pérdida haya dado lugar a la muestra de un sinfín de condolencias.

logo Instagram¡Síguenos en Instagram! 📸 Las fotos y tus notícias preferidas en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Precisamente esta mañana, Ana Rosa Quintana ha querido comenzar 'El programa de AR', donde colabora habitualmente el padre del joven fallecido, mostrando su dolor y el de todo el equipo por lo sucedido. Y lo ha hecho con un emotivo discurso que ha querido concluir, entre lágrimas, con un mensaje dirigido a los progenitores de aquel: «Ana, tu siempre estuviste a su lado y le dedicaste toda tu vida. Alessandro, compañero, le quisiste tanto...No sé cuando vamos a poder abrazarnos, pero os daré el abrazo que ahora no podemos daros. Quedémonos con el recuerdo porque, como decía Umbral, 'está vivo en mí lo que está vivo de ti, el recuerdo'».

Ella se ha mostrado muy compungida y así ha estado también cuando ha recibido el pésame en directo de Pablo Casado, líder del Partido Popular. Y es que este, que ha sido entrevistado por la mencionada presentadora a través de una videollamada, ha querido comenzar su intervención mostrando sus condolencias tanto a la familia de Álex como a todos los compañeros del padre de este.

Así, el dirigente político ha manifestado: «Siento mucho la muerte del hijo de vuestro colaborador Alessandro Lequio.  Ayer le di el pésame a él personalmente y ahora quiero hacerlo extensible a todo el equipo».

Quintana no ha dudado en agradecer esas palabras de su entrevistado exponiendo: «Gracias, porque estamos todos conmocionados».