Sergio, concursante de 'First Dates'

First Dates': 'Perdí la cuenta de las mujeres con las que he estado en 324'

«Sí, soy un rompecorazones, incluso un poco cabrón. Me gusta estar con varias mujeres diferentes, si estoy con una sola me canso»

El conocido programa de citas emitido en Cuatro cada noche, no deja indiferente a nadie con las continuas declaraciones de algunos de sus participantes. ¿La última?, una confesión que, si de algo se ha caracterizado, ha sido por dejar a la audiencia totalmente sorprendida.

Son muchos los programas emitidos dentro de este formato, pero gracias al casting que realiza el equipo del mismo, siempre se cuenta con perfiles de lo más variopintos.

En los últimos días, uno de los perfiles que más ha llamado la atención, fue el de un concursante autobautizado como ‘El empotrador’.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Un varón que no tenía pelos en la lengua y así lo demostró desde el minuto uno en la cita, y es que, añadido a esto, tras su carta de presentación, se convirtió instantáneamente en el centro de todas las miradas y las redes sociales no tardaron en comentar la situación tan surrealista que estaba desempeñando en la emisión del programa.

Los usuarios en las redes sociales no han tardado en plasmar sus opiniones al respecto tachándole de ‘fantasma’, como poco.

El famoso ‘empotrador’ es Sergio, un concursante del programa del pasado lunes, que en su cita con Maddie ha pasado a formar parte de un recuerdo imborrable en la retina de todos los fanáticos del formato.

Todo parecía trascurrir con normalidad, una cita que empezó muy bien y en la que los dos pensaban que tenían cosas en común. Sin embargo, unos comentarios que pronto llegaron a encuentro, hicieron que la cita fuese un desastre total.

La llegada de Sergio dejó al propio Sobera anonadado, ya que al llegar al encuentro ni siquiera se dignó a saludarle, sino que fue directo a la barra para conocer a su cita.

En ese momento, ya en la barra, e conductor del programa le preguntó al candidato si ligaba mucho, a lo que Sergio respondió con seguridad: «Sí, soy un rompecorazones, incluso un poco cabrón. En 324 mujeres perdí la cuenta de las chicas con las que he estado, soy un empotrador», afirmaba sin cortarse ni un pelo. «He tenido tres o cuatro relaciones y la más larga ha sido de un año, pero es que a los 6 meses ya me había cansado. Me gusta estar con varias mujeres diferentes, si estoy con una sola me canso».

El ‘empotrador’ y su esperado encuentro

Por su parte, la cita dl chico, Maddie, que ya era conocida en el programa tras haberlo visitado en tres ocasiones diferentes, afirmaba «soy muy ardiente y fogosa, me gusta jugar y hacer cosas nuevas». El presentador, sin perder ni un minuto le preguntó que por qué no había triunfado el amor en las otras dos citas anteriores, a lo que la joven le contestó: «creo que no estaban a mi altura».

Si algo tenían en común durante la cita los dos candidatos y así lo dejaron claro, era su interés por el dinero. El propio pretendiente explicaba que «soy ambicioso y me encanta el dinero», mientras que ella, ensimismada con su Rolex, le pedía que le enseñara el reloj.

Lo cierto es que las rencillas llegaron en el momento de pagar, cuando Sergio propuso pagar la comida entre los dos: «No te hagas la boba, pagamos a pachas. La primera cita siempre a medias», comentó. A lo que ella respondía enfadada: «me ha parecido muy cutre su reacción». Finalmente, Sergio pagó la cuenta y los reproches continuaron.

Llegado el final, el pretendiente afirmaba que no quería tener una segunda cita porque «no me ha gustado que esté todo el tiempo pendiente de su pelo, de sus pestañas, de sus labios..» y Maddie tampoco repetir «Ni hablar, me parece un chulo de barrio y no está a mi altura».