Ana Rosa Quintana en una imagen de archivo

Ana Rosa está realmente atemorizada: 'Está en peligro'

Las últimas informaciones han elevado el estado de preocupación en la presentadora

La destitución del jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, Diego Pérez de los Cobos, ha sacudido la política española en pleno estado de alarma y desde 'El programa de Ana Rosa' han tratado, como es habitual en la mesa política, las últimas informaciones al respecto.

Durante la tertulia realizada en compañía de los colaboradores, se ha especulado sobre la supuesta intromisión que el ministro Fernando Grande Marlaska tuvo con los responsables de la Guardia Civil encargados de investigar la manifestación del 8 de Marzo. Estas declaraciones levantaron la preocupación de Ana Rosa  que no dudó en mostrarse muy crítica con la situación que eso podría provocar en nuestro país: «El Estado de Derecho y la separación de poderes están en peligro» afirmó de forma contundente.

En relación al caso, Ana Rosa lanzaba un mensaje contundente a Grande Marlaska: «Todavía le queda una salida,  puede elegir ser aquel joven juez íntegro de 2006 al que todo el mundo admiraba o este ministro al que todos piden su dimisión».

Está claro que desde que se inició el estado de alarma, el criterio seguido por el Gobierno de Pedro Sánchez no ha sido bien visto por la periodista que, en más de una ocasión, ha mostrado su malestar hacia las decisiones y la gestión que desde el Ejecutivo se han venido realizando. Sin ir más lejos, la última prórroga del estado de alarma solicitada por el presidente ha elevado los humos de Ana Rosa que se ha mostrado muy crítica: «No es normal estar 100 días en estado de alarma» opinaba.

La reina de las mañanas comienza a perder la paciencia al sentir como la libertad de movimiento todavía no está del todo permitida, ya que desde el Gobierno se muestran prudentes y prefieren asegurar que la desescalada sea un éxito y evitar con ello posibles rebrotes del virus. Algo que no comparte la presentadora que cada vez se muestra más dura e inflexible con las informaciones que llegan desde el Ejecutivo.

Con la destitución de los Cobos un nuevo frente se abre para Ana Rosa Quintana que ya ve peligrar la política española augurando un futuro muy negro.