Rafael Amargo en una imagen de archivo vestido de negro en un photocall

Rafael Amargo descubre que no es el padre de uno de sus hijos, según 'Socialité'

Al parecer, el progenitor del pequeño es alguien muy cercano al bailaor

Sin lugar a dudas, el bailaor Rafael Amargo se ha convertido en el protagonista de la prensa en nuestro país. Y es que esta semana ha sido detenido por dos presuntos delitos de tráfico de drogas y organización criminal. Eso sí, ahora se encuentra en libertad provisional, aunque tiene el pasaporte retirado y tiene que personarse periódicamente en instancias judiciales.

Asimismo, es noticia porque ha estrenado la obra teatral 'Yerma' y porque ha dado 'plantón' a 'Sábado Deluxe', después de haber aceptado una entrevista.

Pero ahí no queda todo. También se ha convertido en el objetivo de los medios por un asunto personal. Al parecer, porque descubrió hace un tiempo que uno de sus hijos no es suyo. Lo es de otra persona allegada a él. Así, lo ha desvelado 'Socialité'.

La familia formada por Rafael Amargo y Yolanda Jiménez

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Una de las relaciones más consolidadas y públicas que se conocen del bailaor Rafael Amargo fue la que mantuvo con Yolanda Jiménez. Esta era la primera bailarina de su compañía de baile. Con ella contrajo matrimonio en Ibiza allá por 2003 y estuvieron juntos hasta 2009, momento en el que decidieron separarse.

No obstante, a pesar de la ruptura, mantuvieron una buena relación, ya que tienen dos hijos en común: Leo, que nació en 2005, y Dante, que vino al mundo en 2008.

Es más, tras estar alejados, el artista volvió a casarse en 2012, pero su relación duró solo un año. Y tras esa regresó al lado de Yolanda, aunque poco después rompieron de forma definitiva.

Uno de sus hijos no es hijo biológico suyo

Si Rafael Amargo no tenía poco con todas las informaciones que se están dando de sus deudas o sus presuntas relaciones con las drogas y el sexo, ha aparecido otra más. En concreto, en el programa 'Socialité' es donde se ha desvelado que uno de sus dos hijos no es suyo biológicamente hablando. Y eso es algo que él descubrió hace relativamente poco tiempo.

El paparazzi Gustavo González es el que la ha desvelado. Y ha comenzado exponiéndola de esta manera: «Según su entorno más cercano, el motivo por el que Amargo entra en un proceso, incluso de depresión, de autodestrucción es por una noticia de hace años. Es un secreto que solo lo sabían los más allegados».

Ahí ha sido donde ha descubierto ese misterio: «Hay un íntimo amigo de Rafa Amargo, una persona a la que incluso había ayudado a producir espectáculos, le solicita unas pruebas de paternidad por uno de sus hijos. Existe un proceso judicial y una sentencia. Se hacen pruebas fuera de España y las segundas para confirmar el resultado se hacen en España. Solo puedo deciros que uno de los hijos de Rafael Amargo no lleva sus apellidos. Lleva los apellidos de este íntimo amigo».

De la misma manera, el citado paparazzi ha afirmado que, a pesar de todo, «para Rafael sigue teniendo dos hijos. Le importa poco lo que diga una sentencia judicial. Me dicen que lo es que agrava su situación de consumo de sustancias. Es más, me dicen que incluso estuvo a punto de hacer una barbaridad».

Duro revés para el bailaor

Según ha explicado, Gustavo González, Yolanda Jiménez le fue infiel al bailaor con ese íntimo amigo y fruto de esa deslealtad nació uno de sus hijos. Asimismo, ha añadido que el artista lo llevó tan mal que tuvo que estar en tratamiento psicológico. Y también ha expuesto que el menor en cuestión ha sufrido mucho por la situación.

Eso sí, ante toda esa información, María Patiño ha querido dar un dato. En concreto, ha expuesto que a ella le ha llegado que Rafael Amargo quiso vender ese 'secreto' a una periodista, Pilar Vidal. Lo quería hacer para promocionar así su nueva obra teatral titulada 'Yerma'.

Sea como sea, lo que está claro es que biológicamente el bailaor tiene un vástago, aunque sentimentalmente sienta que posee dos.