Rocío Flores en el photocall de Gold Music Club en Madrid, el 3 de junio del 2021

Rocío Flores muestra los resultados de sus retoques a cara lavada

La joven presume de una imagen completamente renovada de la que está muy orgullosa

Rocío Flores  se muestra muy orgullosa de los cambios físicos que ha experimentado en estos últimos meses. Sin embargo, estos no le han salido precisamente gratis, sino que la joven gasta una importante suma de dinero en hacerse los mejores tratamientos para así lucir un rostro perfecto.

La nieta de Rocío Jurado ha querido darle un cambio de 360 grados a su aspecto físico, y lo ha conseguido. De hecho, salta a la vista que se encuentra muy bien consigo misma y comparte imágenes sin un gramo de maquillaje. "Al natural".

Además, confía en el equipo de estilistas de  Alberto Duarte, que consiguen hacerla brillar en cada una de sus apariciones televisivas, shootings o eventos. 

En cuanto a los retoquitos que ha podido hacerse, la joven se ha sometido a una rinomodelación para afinar su nariz valorada en 500 euros. También a una bichectomía, con un coste de 1.500 euros, una de las intervenciones que más furor causan entre las famosas últimamente.

Y a esto podemos sumarle también la técnica de relleno de labios en la que ha desembolsado unos 400 euros. Así, no sorprende que su rostro haya experimentado una auténtica metamorfosis en muy poco tiempo. 

Por último, no puede faltar el microblading o relleno de cejas, uno de sus caprichos más baratos y que tiene un coste de 250 euros.

En total, la hija de Antonio David se ha dejado unos 2.650 euros en cambiar su aspecto. Y es que la propia Rocío reconocía que estaba tomando la perspectiva de centrarse en ella misma y en su salud mental.

"Quiero poder tomarme esto de la mejor manera posible. Estoy en proceso, yo creo que todo lleva su proceso… y ahí estoy yo", aseguraba sobre la docuserie de su madre.

El acoso mediático y el estrés de los últimos meses le han pasado factura. Y justo por eso aprovecha sus ratos libres para descansar.

La joven visita con asiduidad numerosos centros de belleza para mimarse e intentar de esa forma relajarse. Algo que se ha convertido en una auténtica terapia para ella.

Allí va a hacerse las uñas, peinarse, masajes drenantes... ¡Y los resultados saltan a la vista! Ro, como la llaman sus amigos, también se ha sometido a sesiones de acupuntura para calmar la ansiedad. 

Las circunstancias han impulsado a que la joven dé el salto definitivo a la televisión, donde trabaja como colaboradora en El Programa de Ana Rosa y en Supervivientes. Justo por eso, cuida muchísimo más su imagen y su figura.

El auge de la figura de Rocío Flores

Desde un primer momento, Rocío se ha desvivido por defender a su padre y a Olga Moreno,  que han salido bastante mal parados tras las graves acusaciones vertidas en su contra. 

Por otra parte, también ha comprobado como su fama en redes sociales ha ido creciendo como la espuma. "Rocío Flores cuidaba muy poco antes su perfil, publicaba unos contenidos muy de estar por casa. Fotos delante del espejo o sin cuidar", señalan los expertos.

Una relevancia más que notable en los comentarios que recibe, habiendo pasado de los 500 hasta casi más de 6.000 en muchas de sus fotos. 

De hecho, ha llegado a convertirse en toda una influencer que ya cuenta con más de 771.000 seguidores en Instagram.  

Eso ha llevado a la hija de Rocío Carrasco  a darle un enfoque más profesional a sus redes sociales, recurriendo a fotógrafos y colaborando con marcas. De hecho, los vestidos y la ropa que luce en sus apariciones televisivas se agotan a las pocas horas.

"Cualquier marca podría estar interesada en Rocío, pero tengamos cuidado, porque esos perfiles televisivos podrían verse destrozados por completo en un solo programa, con tan solo el comentario de un colaborador".

Algo que también hemos podido comprobar después de los encontronazos que la nieta de la más grande ha tenido con otros colaboradores como Belén Rodríguez o Maestro Joao.

"¿Sabes qué pasa? Si me dan un argumento coherente yo lo respeto, pero lo que no voy a permitir es este acoso y derribo hacia Olga. Ni por parte de Joao, ni por parte de otros colaboradores".

"Tiene la mala sangre de decir lo que dice en redes y aquí, pues llega un momento que estoy hasta las narices", argumentaba Flores.