Angela Dobrowolski

La exmujer de Mainat rompe su silencio en la cárcel: 'Una idiotez imperdonable'

La alemana ha hablado con el periodista Miquel Valls para 'El programa de Ana Rosa'

Ángela Dobrowolski ha roto el silencio en 'El programa de Ana Rosa' mientras está en la cárcel a la espera de juicio.

La alemana permanece en prisión desde el pasado 4 de enero tras intentar asaltar la casa de su exmarido Josep María Mainat en Barcelona. Ángela tenía una orden de alejamiento del productor televisivo, que ha denunciado a su exmujer por intentar asesinarle el pasado mes de julio.

Según la investigación judicial que sigue en curso, Ángela Dobrowolski supuestamente habría intentado acabar con la vida del empresario catalán tras suministrarle un cóctel de insulina que podría haber sido letal debido a la condición de diabético del fundador de 'Gestmusic'.

Ángela Dobrowolski habla desde la prisión tras intentar asaltar la casa de Mainat

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

En esta última ocasión, Ángela Dobrowolski fue arrestada en enero por incumplir la orden de alejamiento al intentar acceder a la vivienda de su exmarido. La alemana estaba disfrazada con peluca y poseía una cuerda, unos prismáticos y una mochila con material de escalamiento y algunas herramientas.

Cuando ya lleva más de un mes en prisión, la exmujer de Josep María Mainat ha decidido romper su silencio y contar al periodista Miquel Valls cómo afronta su estancia en la cárcel.

'El programa de Ana Rosa' ha emitido algunos fragmentos de esa conversación telefónica con Ángela desde la cárcel, donde la alemana se muestra de lo más tranquila a pesar de todos los cargos a los que se enfrenta.

«Estoy bien, el cambio no me ha costado mucho», señalaba la encarcelada antes de reconocer que los  primeros días en prisión si fueron bastante «traumáticos».

La alemana se ha mostrado afectada por la dramática situación en la se encuentra, aislada en la cárcel, sin dinero y sin recibir visitas, pero también se mostró lo suficientemente fuerte para afrontar su triste realidad y salir adelante.

«Soy de Berlín, me he criado en las calles, siempre he sido una persona humilde pero con la educación por encima de todo», le ha señalado la alemana al periodista de 'El programa de Ana Rosa'.

Ángela Dobrowolski reconoce su error al intentar asaltar la casa de su exmarido

A pesar de mostrar su fortaleza, Ángela Dobrowolski no ha dudado en reconocer su error por intentar asaltar la casa de su exmarido en reiteradas ocasiones. La alemana se mostró muy arrepentida ante el periodista Miquel Valls, siendo consciente de las graves consecuencias que ese delito le puedo traer.

«He cometido una idiotez imperdonable y ahora se ha acabado todo. He perdido a mis hijos durante dos años», lamentaba la arrestada antes de confesar que sí esperaba que Mainat pidiese prisión para ella pero que es algo que «no voy a asimilar nunca».

Hasta el momento, la exmujer del productor televisivo no había explicado por qué intentó entrar en el domicilio, un secreto que ahora si ha revelado.

«Mi hija y yo tenemos un vínculo especial, especial es decir poco. Ella me pidió desde hace tiempo, en nuestro código, que fuese a verla, que me dejaba la ventana abierta. Yo, como una idiota, fui a ver a mi hija y abrazarla por la noche... me creí más lista», aseguraba la mujer con mucho pesar.

De esta forma, Ángela Dobrowolski afronta su estancia en la cárcel con resignación, pero también con mucha fuerza e ilusión.

Sin ir más lejos, la alemana tiene proyectos en mente que espera cumplir en cuanto abandone la prisión. «Una fundación en contra de la separación de madres encarceladas de sus hijos».

Además, no está tan sola como esperaba, puesto que ha hecho una nueva amiga en prisión: Rosa Peral, la condenada a 25 años de cárcel por el crimen de la guardia urbana. La mujer está condenada por haber planeado el asesinato de su novio, Pedro Rodríguez, en complicidad con su amante, Albert López, ambos agentes de la guardia urbana.