Francisco Alejo Salado Gil

Muere con solo 49 años Francisco Alejo Salado, un español con grandes sueños

Pionero de la agricultura ecológica almeriense, impulsó hace más de veinte años Bio Sol Portocarrero

La familia de Bio Sol Portocarrero, una empresa dedicada a la agricultura ecológica en Almería, está de luto.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Ha muerto a los 49 años Francisco Alejo Salado Gil, pilar de la empresa y pionero de la agricultura ecológica en la provincia. Su entorno se ha despedido de él con un emocionante texto.

Los que han trabajado cerca de Alejo le recuerdan como un trabajador incansable cuyo motor era la pasión por lo que hacía. “Un jefe excepcional”, dicen sus trabajadores, que hoy lloran la prematura muerte de su referente. El empresario ha muerto dejando una viuda y tres hijos huérfanos.

También queda huérfano el proyecto que puso en marcha hace más de veinte años, y que ahora tendrá que seguir sin él. El adiós de sus trabajadores es la mejor demostración de la calidad humana de la persona que se ha ido. “Nos ha dejado físicamente, pero siempre estará con nosotros en nuestros corazones”, afirman.

Un soñador, un pionero

El 2 de abril de 2022 quedará grabado a fuego en el recuerdo de los trabajadores de Bio Sol Portocarrero. Es la fecha en la que murió el gerente de la esta empresa dedicada a la comercialización de productos agrícolas ecológicos. “Fue un día muy difícil para todos nosotros”, afirman sus compañeros.

Foto de Francisco Alejo Salado GIl
Francisco Alejo Salado Gil, fallecido a los 49 años | Cedida

El equipo ha querido expresar mediante este texto “nuestro más profundo pesar y nuestra tristeza por el fallecimiento de nuestro gerente”. Francisco Alejo Salado Gil, fallecido a los 49 años, fue “el pilar fundamental de esta gran familia que comenzó hace ya más de veinte años”. Así lo afirma el equipo de Bio Sol Portocarrero.

Su figura trascendió como “un gran defensor de su proyecto que creía firmemente en la agricultura ecológica”. Alejo siempre fue un soñador, y “su inmenso trabajo y esfuerzo contribuyó a que sus sueños se hicieran realidad”. Por eso quedará en el recuerdo como “un pionero de la agricultura ecológica almeriense”.

Un trabajador lleno de ilusión

Sus empleados le recuerdan como “un trabajador incansable” que les transmitía la ilusión de un niño grande con cada proyecto que emprendía”. “Sus ganas de luchar, de crecer” les motivaba “para conseguir nuestra mejor versión”, según han expresado. De él destacan los valores que les transmitió.

▶️ Muere una mujer de 47 años a manos de su ex pareja

“Humanidad, humildad, esfuerzo en el trabajo, responsabilidad, profesionalidad, cercanía y trabajo en equipo”. Esos son los valores que aprendieron de su jefe, al que definen como “un amigo que sabía estar cuando necesitabas ese abrazo o ese consejo”. Por eso sienten que más que un jefe han perdido a un amigo.

El equipo de Bio Sol Portocarrero ha aprovechado para agradecer a Alejo su apoyo durante todos estos años. “Tenemos tanto que agradecerte, gracias Alejo por todo”, dicen en este texto tan emocionante. “Has sido un jefe excepcional, un gran empresario cercano y leal, un compañero inolvidable”, añaden.

Gran pesar entre sus allegados 

En el texto se acuerdan de Angelita y Antonio, los padres del empresario fallecido con los que fue “un hijo amoroso y cariñoso”. También de Antonio y José Luis, para quien Alejo ha sido “el mejor hermano” posible. Y como no, de su esposa y de sus tres hijo Cristina, Ángela y Alejo: “esposo y gran padre de familia”.

Fotos de Francisco Alejo salado Gil
Los trabajadores se han despedido de su querido jefe | España Diario

“Transmitimos nuestras condolencias a sus familiares, amigos, y el acompañamiento en este doloroso momento. Descansa en paz, Alejo, descansa”. Así concluye este emotivo mensaje que los trabajadores de Bio Sol Portocarrero, devastados por la muerte de Alejo, han publicado en La Voz de Almería.

Bio Sol Portocarrero celebra este 2022 veintitrés años de vida. Alejo, alma de la empresa, nunca olvidó sus orígenes y siempre se acordaba de sus padres “que decidieron vivir de la tierra”. Con los años la empresa evolucionó y Alejo destacó siempre a los trabajadores, "que hacen posible el éxito con su compromiso".