EL hombre habría hecho explotar su casa a propósito

Guzmán, el español que hizo volar su edificio con gente dentro con 9 bombonas de butano

La policía le busca desde el pasado jueves

Durante la madrugada del pasado jueves, los vecinos de un bloque de pisos en Torrevieja se despertaron sobresaltados tras una enorme explosión que dejó un balance total de seis viviendas destrozadas y una decena con daños graves. La fachada quedó completamente destrozada y varios cascotes de piedras volaron hacia la calle, ocasionando desperfectos varios vehículos estacionados. Pese a la gravedad de la explosión, no hubo víctimas mortales.

El artífice de la explosión responde al nombre de Guzmán, y es un hombre de 50 años con un amplio historial delictivo, un viejo conocido de la policía en busca y captura desde este jueves.

Tras dejar las bombonas en varios de su misma casa, abrió las espitas y se marchó del lugar.  Eran las seis y cuarto de la mañana, aproximadamente, cuando se produjo la fuerte explosión en el piso ubicado en el número 217 de la Avenida Diego Ramírez Pastor, en el cruce con la calle Apolo. Afortunadamente, no se produjeron víctimas mortales aunque sí cuantiosos daños materiales. Pese a que no hubo graves daños estructurales y los propietarios podrán volver a sus viviendas, fue el susto de sus vidas.

Guzmán, un vecino conflictivo

Los vecinos del bloque de pisos aseguran que Guzmán les había amenazado varias veces y había intentado agredirlos en alguna ocasión. Entre las amenazas proferidas anteriormente, estaba la de «volar por los aires» el edificio con sus ocupantes dentro, una amenaza que intentó consumar durante la madrugada del jueves con varias bombonas de butano en su vivienda.

La policía sigue con la investigación para esclarecer las circunstancias de los hechos. En el domicilio de Guzmán se han encontrado nueve bombonas de butano, tres de camping gas, botes de pintura y varias latas de gasolina. En este sentido, un portavoz de los Bomberos asegura que dichos objetos estaban «estratégicamente repartidas» para provocar el máximo daño posible.

De hecho, cuando llegaron las autoridades, el gas seguía expandiéndose. «La explosión se ha liberado por la fachada principal y por los patios de luces», asegura Toni Pastor, jefe de Bomberos de Torrevieja, para ’20 Minutos’, y añade que si el edificio hubiera estado lleno de propietarios, «habría sido mucho peor».

Uno de los vecinos asegura para el citado medio que Guzmán tenía a los vecinos martirizados, por lo que emprendió acciones legales contra él. En vista de los acontecimientos, decidió que su mujer e hijos fueran a dormir a casa de su suegra, mientras que él durmió en el sofá, una decisión completamente acertada, ya que su habitación es contigua a la vivienda donde se produjo la explosión.

Sigue en paradero desconocido

Otros vecinos no descartan que el autor de los hechos padezca algún tipo de problema psicológico. Por otro lado, algunos testigos afirman que Guzmán fue visto por última vez en el mismo bloque de pisos discutiendo con una mujer, que podría ser vecina. Fuentes de la Guardia Civil aseguran que el sospechoso podría seguir en Torrevieja, aunque no se descarta que pueda haber huido fuera del municipio.

Por el momento, no han trascendido más datos sobre el suceso y no se sabe si Guzmán actuó solo, aunque todo parece indicar que fue así. En el caso de que las autoridades lo encuentren, el autor de los hechos -los bomberos ya han dejado constancia en un informe de que la explosión fue intencionada- se enfrentaría a varias acusaciones de homicidio en grado de tentativa, además de las causas judiciales que Guzmán tiene abiertas con sus vecinos.

No obstante, la mayoría de afectados coincide en que lo mejor de todo es que, pese a la aparatosa explosión, nadie resultó herido de gravedad.


Comentarios