Vista de una habitación de hospital con las camas vacías

Un enfermo de Covid acaba con su compañero de habitación por el ruido

El presunto autor del crimen ha desconectado las máquinas que le mantenían con vida

Un terrible suceso ha tenido lugar en Atenas, Grecia. Un enfermo de coronavirus que se encontraba ingresado en el hospital ha sido asesinado por su compañero de habitación. 

A pesar de que todavía no se ha podido comprobar con certeza que el homicidio lo realizó la persona con la que estaba compartiendo cuarto en el centro médico, se sospecha que ha sido él quien desconectó los equipos que mantenían a la víctima con respiración porque el ruido de estos aparatos le estaban molestando. 

Desconecta las máquinas que mantenían con vida a su compañero

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ha sido el personal del hospital quien ha encontrado el cuerpo sin vida del enfermo, un hombre de 76 años, la mañana de este jueves, 8 de abril, en su habitación que estaba situada en la planta que han destinado exclusivamente a pacientes con coronavirus.

Los trabajadores del centro médico no han podido hacer nada por salvarle. Tras confirmar la muerte de la víctima, han llamado a la Policía al reconocer signos de sabotaje en los cables que le mantenían hasta entonces con vida.

Las autoridades se han desplazado hasta el hospital y allí han detenido al hombre que estaba ingresado en la misma habitación que el paciente fallecido después de encontrar huellas dactilares en los aparatos. 

Se trata de un albanés de 60 años al que la Policía ha señalado como culpable. Pese a que él no ha confesado haber cometido el crimen, los agentes han destacado que lo que le ha motivado a matar a su compañero ha sido la irritación que han provocado las máquinas en el hombre.

Para dejar de escuchar esos pitidos que tanto le estaban molestando, ha decidido desconectar los aparatos que mantenían con vida a su compañero de habitación en el hospital. 

Antecedentes penales

Una acusación que, además, se ha visto agravada después de descubrir que el albanés de 60 años tiene antecedentes penales por agresiones físicas y que estuvo involucrado en un caso de abuso sexual a menores en el año 2019. 

Ahora el presunto autor del crimen ha quedado bajo estricta supervisión policial en el hospital, donde debe permanecer ingresado por el coronavirus, y pronto será sometido a una evaluación psicológica. 

La presión hospitalaria en Grecia ha aumentado considerablemente durante el último mes, especialmente en las unidades de cuidados intensivos del Atenas, a causa de la gran ola de casos.

En la actualidad hay 776 pacientes conectados a respiradores, lo que supone un nuevo récord en los más de doce meses que llevamos de pandemia

Grecia ha registrado 288.230 casos de coronavirus y 8.680 fallecimientos en total desde que empezó la epidemia en marzo del 2020.

Caso similar

Este suceso ha tenido lugar tan solo unos meses después de que sucediera otro similar en Estados Unidos. Jesse Martínez, un hombre de 37 años, fue detenido y acusado de asesinato el pasado mes de diciembre por matar a uno de los compañeros con los que estaba compartiendo habitación en el Hospital Antelope Valley de Lancaster, California. 

Según la información que proporcionaron las autoridades del condado de Los Ángeles, el autor del crimen golpeó a la víctima, un hombre hispano de 82 años, con un tanque de oxígeno, quien falleció a causa de las heridas que le provocó la agresión. 

Ambos se encontraban compartiendo habitación en el Hospital Antelope de Valley, donde fueron ingresados para recibir el tratamiento contra el coronavirus

«El sospechoso se molestó cuando la víctima empezó a rezar», señaló la policía norteamericana. «Luego golpeó a la víctima con un tanque de oxígeno». 

El hombre hispano de 82 años murió unos días después de la agresión a causa de las heridas sufridas. Jesse Martínez fue, entonces, detenido y acusado por cometer un crimen de odio y abuso de ancianos y por asesinato.