Montaje con foto del desaparecido

Aparece en otro pueblo Guillermo, el chico de 14 que se buscaba en España

El acoso escolar parece estar detrás de la desaparición de Guillermo Salas Bautista

Guillermo Salas Bautista, un adolescente de 14 años que había desaparecido en Olivares (Sevilla), ha sido hallado en buen estado. Así lo han confirmado fuentes de la Guardia Civil a la familia del chico esta misma mañana. El programa Hoy en Día de Canal Sur acaba de dar la primicia en directo.

El joven había desaparecido sin dejar rastro el pasado martes y un amplio dispositivo lo estaba buscando desde hacía horas. La asociación SOS Desaparecidos se volcó en la búsqueda del joven y finalmente el caso ha tenido un feliz desenlace. Se barajan problemas de acoso escolar como causa de la desaparición.

La familia de Guillermo Salas denunció la desaparición el pasado martes después de ver que el menor no daba señales de vida. Esta mañana han recibido la llamada que llevaban horas esperando, poniendo fin así a su angustia. En los últimos meses se han sucedido extrañas desapariciones de menores en España.

Buenas noticias para la familia

El cuartel de la Guardia Civil de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) se ha comunicado esta mañana con la madre del menor desaparecido. La madre estaba acompañada de su hija de 16 años, hermana del chico al que buscaban desde el martes. Las dos han recibido la buena noticia de que había sido encontrado.

Foto de Guillermo Salas Bautista
Guillermo Salas Bautista, el joven hallado sano y salvo | Cedida

El joven ha aparecido sano y salvo y está siendo custodiado por la Guardia Civil en San Juan de Aznalfarache. La madre y la menor han estallado de alegría al recibir la noticia y celebran que todo haya acabado bien. Ahora han partido de Olivares, a unos 15 kilómetros, para reunirse con el chico y poder abrazarle. 

El programa de Canal Sur ha apuntado al acoso escolar como motivo de la desaparición de este chico. “Fíjense a qué extremos puede llegar una persona particularmente inmadura, con solo 14 años, por la lacra del acoso escolar”, afirma el presentador. También desliza que el acoso empezó incluso antes, cuando era aún más joven.

Habría sido víctima de acoso escolar

Guillermo habría sido objeto de acoso escolar desde hace tiempo y esto habría motivado su fuga. Por eso se temían lo peor y durante horas su familia ha vivido con mucha angustia su ausencia. La labor de la policía ha resultado muy efectiva y en cuestión de horas han conseguido dar con su paradero.

Guillermo tenía 14 años pero aparentaba tener 18 dada su fuerte complexión física. Las autoridades compartieron su foto para pedir la colaboración ciudadana y lograr su localización lo antes posible. Cuando desapareció llevaba una chaqueta verde caqui y un bolso gris de la marca Fila, según informaron.

48 horas después el joven ha aparecido en buenas condiciones, y ahora se podrá abordar detenidamente el problema del acoso. No es un caso aislado, ya que muchos jóvenes en España sufren acoso y acaban cometiendo una locura. En este caso, afortunadamente, la rápida actuación ha evitado una desgracia.

Cómo actuar ante un caso de acoso

Estos casos son muy difíciles de detectar porque los adolescentes suelen sufrir en silencio el drama del acoso. Es importante hacer un seguimiento constante de los chavales para advertir cualquier alteración de la conducta. Ante cualquier sospecha hay que ponerlo en conocimiento del centro y pedir ayuda a un profesional.

▶️ El Gobierno anuncia un nuevo mazazo que deja hundida a la familia de Esther López

La aparición de un cambio en el estado de ánimo del menor puede ser un indicador claro de bullying. Si notas que tu hijo está triste, apático, irritable, cansado o temeroso deben saltar todas las alarmas. Hay detalles más evidentes, como la aparición de moretones, golpes, ropa rota o objetos sustraídos.

Ante la sospecha debemos escuchar a los hijos y darles una sensación de seguridad y de confianza. Solo a través de esta confianza podremos obtener información útil que luego podremos trasladar a las autoridades. Es importante comunicar la sospecha al personal docente y a los profesionales.