Imagen de archivo de productos de limpieza sobre una mesa

La OCU da las 4 claves para limpiar y desinfectar tu casa

La Organización de Consumidores y Usuarios ha remarcado cuatro consejos para desinfectar el hogar

Desde que el virus se expandió, la  Organización de Consumidores y Usuarios ha hecho especial hincapié en la necesidad de limpiar nuestro entorno y extremar la higiene. 

Por eso mismo, la entidad indica algunos consejos que sirven tanto para quienes tengan en casa a alguien con síntomas compatibles con la Covid-19, como para las personas expuestas a entrar en contacto con el coronavirus.

Si quieres saber cómo deberías  limpiar y desinfectar tu casa, te presentamos los consejos que brinda la OCU para que los tengas muy en cuenta. 

1. Agua y jabón

La primera recomendación que ha brindado la OCU  ha sido limpiar, y para eso no se necesita más que un limpiador que se utilice de habitualmente para cada zona de la casa, o en función de las superficies.

No obstante, la organización ha indicado que el  jabón y el detergente, por su propia estructura, «no solo arrastran el virus, sino que rompen su cápsula y, por lo tanto, son el primer aliado».

2. Lejía diluida

El segundo consejo consiste en aplicar un  producto desinfectante una vez ya se haya limpiado previamente con agua y jabón.

Hay varias opciones a las que se pueden recurrir en este caso, pero la más habitual es utilizar lejía. Para usarla solo se necesita una proporción de 1:50 en agua fría, sin detergente, es decir, un vaso de lejía por cada 10 litros de agua.

Así que, la OCU explica que, «si un vaso normal son 200 ml y 10 litros de agua es la capacidad de casi todos los cubos de fregar», ni el vaso ni el cubo se deberían llenar hasta el borde.

Sin embargo, si convives con una persona enferma por el coronavirus, la OCU indica que «es mejor desinfectar con una proporción de lejía mayor, de 1:10, equivalente a una solución de 0,5% de lejía».

Así, se puede usar el tapón de la lejía para dosificar y hacer la siguiente mezcla: 1 medida de lejía diluida en 9 medidas de agua fría. Después, debes empapar una bayeta con la mezcla y pasarla por las superficies donde haya podido estar el enfermo.

Para evitar daños y peligros, siempre se deberían de seguir las instrucciones de uso del fabricante del producto en cuestión. Algunas recomendaciones de uso de la lejía son las siguientes:

  • No guardar la mezcla de agua y lejía para el día siguiente. Preparar en el acto, sino no será eficaz.
  • Nunca se debería mezclar lejía con otros productos de limpieza, ya que se pueden producir reacciones químicas.
  • Se debe diluir en agua fría. Si se emplea agua caliente, el cloro se evapora y ya no desinfecta.
  • Se debe vigilar con las salpicaduras sobre la cara o la ropa. Se tendrían que utilizar prendas usadas, «guantes de cocina y unas gafas de plástico protectoras».
  • Se debería abrir la ventana de la habitación durante su aplicación y al terminar, para que se ventile la zona.
  • Se debería mantener la lejía (así como el resto de productos de limpieza) fuera del alcance de los niños y, así, evitarás accidentes domésticos. 

Alternativas a la lejía

Aparte de la lejía, puedes optar por usar productos como el alcohol  y el  agua oxigenada. Según explica la OCU, estas opciones están indicadas para desinfectar materiales como los metales, ya que la lejía es corrosiva. Además, la organización lanza los siguientes consejos que pueden serte de utilidad: 

  • Si se usa alcohol de farmacia, de 96º, debes diluirlo. Por eso, para limpiar es más eficaz y seguro usar alcohol una concentración del 70%. La OCU explica que «conviene mezclar 7 partes de alcohol y 3 de agua».
  • Puedes utilizar  alcohol de limpieza  que se vende en concentración alta. No obstante, hay que de tener cuidado con el alcohol porque, como ya sabrás, el alcohol es muy inflamable. Así pues, no lo uses cerca de la cocina o del fuego.

 

3. Limpiar las superficies que más tocamos

El tercer consejo que ofrece la  Organización de Consumidores y Usuarios  es limpiar todo lo que se toca diariamente, como mesas pomos, llaves, grifos, inodoros, etc. por donde solemos pasar las manos. A menudo, olvidamos desinfectar estas zonas sin darnos cuenta de que son las más importantes.

SI te estás preguntando cómo limpiar monedas, llaves, mesas o picaportes, lo primero que debes hacer, según la OCU, es higienizar la zona con un limpiador, utilizando bayetas y estropajos distintos para cada zona y después, repasar esas superficies.

Para llevar a cabo este segundo paso, se debería utilizar una bayeta escurrida, previamente sumergida en esa solución higienizante de lejía diluida.

4. Desinfecta móviles y tablets

Como cuarto consejo, la OCU ha recomendado limpiar todos los dispositivos móviles, las tabletas, etc. que se tocan cientos de veces al día y que también pueden ser una vía de contagio.

En ocasiones, se nos olvida que la mayoría del tiempo tenemos estos dispositivos entre nuestras manos y, por lo tanto, debemos desinfectarlos como es debido. 

Pero, ¿cómo limpiar el móvil u otros dispositivos? La organización ha sugerido higienizarlos con  toallitas limpiadoras con alcohol isopropílico al 70%.

Limpiar con vaporeta: ¿es eficaz?

La OCU también ha explicado si las vaporetas son capaces de eliminar el virus de las superficies. Según indica, supuestamente, la alta temperatura de las vaporetas es capaz de eliminar el virus, «pero en la práctica solo se puede asegurar al 99,9% sobre una superficie lisa, dura, y con un tiempo de 30 segundos de aplicación».

Además, también explica que el vapor debe llegar a todos los rincones; algo que, aunque parezca fácil, no lo es. Fabricantes como Kärcher  lo han probado y dicen que «30 segundos en la posición de vapor máxima y sobre una superficie lisa dura es capaz de hacer una eliminación del 99,999% es completamente eficaz». Pero la OCU resalta que esta eficacia puede verse reducida en función al tiempo y la superficie.

Estos son los consejos de la OCU para limpiar y desinfectar tu casa a la perfección y, así, evitar contagiarte en tu propio hogar. Si quieres saber más sobre el tema, puedes echarle un vistazo a la página web de la Organización de Consumidores y Usuarios.