Plano medio de Julio Iglesias con la cabeza ladeada, vestido con traje y corbata

Julio Iglesias, eufórico: el Supremo sentencia sobre el recurso de Javier Sánchez Santos

El supuesto hijo del cantante seguirá luchando para que se reconozca su verdad

Javier Sánchez Santos, supuesto hijo de Julio Iglesias, se ha quedado a cuadros. El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado por su abogado por la inadmisión de su causa de paternidad contra el cantante, dando así por cerrado el caso.

El representante legal de Javier Sánchez Santos, Fernando Osuna, ha confirmado que se esperaba esta resolución y que por ello ya tiene «todo preparado para recurrir ante el Tribunal Constitucional y Estrasburgo», según ‘La Vanguardia’. Y es que para este letrado sevillano «la Justicia y las cuestiones procesales no pueden contradecir a la verdad genética».

De acuerdo al Tribunal Supremo, el recurso «en realidad plantea una cuestión procesal ajena al recurso de casación, con falta de justificación del interés casacional en la resolución del recurso e inexistencia del mismo que no puede versar sobre cuestiones procesales». 

Para Sánchez Santos no hay dudas

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Javier Sánchez Santos está totalmente convencido de que es hijo del cantante. Su madre, la bailarina María Edite Santos, y el ex de Isabel Preysler tuvieron una relación en el verano de 1975 y nueve meses después nació él. Las pruebas de ADN obtenidas por unos detectives contratados por el abogado de Sánchez así lo prueban. Sin embargo, el Supremo no ha entrado a valorar cuestiones de ADN, pruebas o filiaciones, sino que se ha basado en argumentos procesales.

El alto tribunal recuerda que la Audiencia Provincial de Valencia «no entró en el fondo de la cuestión sustantiva» al considerar «el efecto de cosa juzgada», puesto que Sánchez ya había iniciado otras acciones judiciales anteriormente, a pesar de que el supuesto hijo de Julio Iglesias alega que fue su madre, no él.

En mayo de 2020, la sección décima de la Audiencia Provincial invalidó la sentencia por la que el Juzgado de Primera Instancia 13 de Valencia estimó la demanda de paternidad presentada por Javier Sánchez Santos, de 44 años, contra el cantante Julio Iglesias. Este tribunal estimó los recursos de apelación presentados por el demandado y la Fiscalía al apreciar la excepción de «cosa juzgada».

No obstante, para Fernando Osuna, letrado del supuesto hijo del artista, la cosa juzgada en estos casos no prevalece, ya que «hay que averiguar la verdad científica, la verdad material, saber si una persona es hija de otro, porque la verdad genética no puede ser eludida. El tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo mantiene en muchas sentencias que la realidad científica o genética está por encima de la cosa juzgada».

El sevillano asegura que, a pesar del duro varapalo, Javier Sánchez Santos «está con mucha moral y convencido de que la justicia le dará la razón».

Un proceso complejo

Al instar primeramente este pleito, el supuesto hijo de Julio Iglesias presentó una prueba de ADN que se practicó sobre una botella que había usado Julio José Iglesias, hijo del famoso cantante, que reside en Estados Unidos. Al parecer, dicho objeto se le cayó al hermano de Enrique Iglesias del coche al aparcar en una playa. Según esta parte, la prueba de ADN practicada concluye «indubitadamente» que Javier Sánchez y Julio José Iglesias tienen el mismo progenitor.

El letrado sevillano ya anunció que comenzaría una acción ante el Tribunal Constitucional con el objetivo de modificar el artículo 222 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en procesos de filiación. En este artículo se regula la nombrada cosa juzgada y, por tanto, el impedimento de volver a conocer de un mismo asunto cuando ha sido resuelto por sentencia firme, a pesar de que, como asegura que sucede en este caso el letrado de Javier Sánchez, se logren posteriormente pruebas que revelan la paternidad reclamada y ya juzgada con anterioridad.

Por todo ello, el abogado tiene muchas esperanzas en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Y es que Osuna considera que «hay al menos ocho casos muy similares a este, todos ellos con pronunciamientos favorables», algo que beneficiaría a su cliente.