Jesulín de Ubrique con cara de sorpresa durante una entrevista

Una foto de la hija de Jesulín de Ubrique causa enfado en su casa

Al torero y a su mujer, María José Campanario, no les gusta lo que hace Julia

Jesulín de Ubrique está atravesando un momento complicado en los últimos meses. Y es que se halla intentando superar la muerte de su padre (Humberto Janeiro) al tiempo que está preocupado por la salud de su madre (Carmen Bazán). Sí, porque esta se encuentra ingresada en un hospital de Jerez tras ser operada de la cadera.

No obstante, por si fuera poco, está también afrontando el último enfrentamiento entre su mujer (María José Campanario) y su ex (Belén Esteban).

Pero aún hay más. El diestro gaditano está enfadado con su segunda hija, la mayor que tiene con su esposa. Y esta también está molesta con aquella ¿El motivo? Que Julia está subiendo fotografías a sus redes sociales que no les gustan.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La actitud de Julia

Al contrario que su hermana mayor (Andrea Janeiro), la hija de Belén Esteban, Julia rechaza el anonimato. Aquella ha optado por estar alejada de los medios y de las redes sociales, pero Julia no, todo lo contrario.

La joven, que el próximo mes de abril va a cumplir la mayoría de edad, no deja de compartir imágenes en Instagram. Así, muestra sus compras, sus salidas o incluso su maquillaje a través de su cuenta, Juls Janeiro.

Eso sin pasar por alto que dicho perfil es público y que también ha subido a él instantáneas en traje de baño o presumiendo de silueta. Y es que parece tener claro que le gustaría convertirse en influencer.

Julia Janeiro en dos imágenes subidas por ella a su cuenta de Instagram
Julia Janeiro no deja de compartir fotos en bañador o presumiendo de figura | Instagram / Montaje de EspañaDiario

El enfado de sus padres

Como hemos mencionado, a Jesulín de Ubrique y a María José Campanario no les gusta nada la actitud de Julia. Al parecer, están enfadados con ella por el uso que hace de las redes sociales. En concreto, por compartir imágenes sugerentes en bañador.

Creen que ese comportamiento está trayendo consigo que se suscite un gran interés en torno a su figura. Y eso les hace temer que cuando cumpla los 18 años los medios no duden en convertirla en objetivo de las cámaras y las noticias.

Es más, temen que la joven se deje arrastrar por el dinero y la popularidad y se convierta en un personaje de la prensa rosa. Algo que puede suceder si tenemos en cuenta que el próximo curso va a estudiar en Madrid para estar al lado de su novio, el futbolista Andree Mejía Ávila. De ahí que los reporteros podrán seguirlos para capturar imágenes de ellos.

Un toque de atención

El diario 'La Razón' ha publicado que tanto Jesulín como Campanario se han reunido con su hija Julia. Lo han hecho para advertirle de que ponga freno a su faceta de 'instagramer' o que, al menos, no se exhiba tanto. Quieren que sea más discreta y que no propicie el convertirse en un personaje de gran interés mediático.

No sabemos, eso sí, si la joven les hará caso o no. Está claro que le fascina la moda, que le encanta presumir de sus estilismos y de su figura en redes. Tanto es así que incluso se baraja la posibilidad de que haya marcas de distintos sectores que quieran tenerla como imagen. Sí, que esperaran a que tenga la mayoría de edad para ofrecerle el que promocione sus productos o servicios en Instagram.

Eso, a tenor de lo que estamos viviendo, encantaría a Julia y, además, le reportaría una gran cantidad de dinero.

No obstante, el hecho de que sea tan visible, puede traerle otros problemas. Así, no hay que olvidar que, en 'Sálvame', Kiko Hernández vino a insinuar que podrían tener datos de ciertos comportamientos de la joven. Se trataría de comportamientos o situaciones incómodas que podrían ver la luz muy pronto. Sí, cuando cumpla los 18 años.

Motivos más que suficientes para que sus padres estén con la máxima cautela e intentando que su hija 'entre en razón'.