María José Campanario y Jesulín de Ubrique en una estación

Jesulín y Campanario, con el corazón roto tras la mayoría de edad de su hija Julia

'Aunque parezca muy mujerona por las fotos, es una niña muy tímida y reservada'

Julia Janeiro ha causado una auténtica revolución tras haber cumplido la mayoría de edad, y es que a pesar de que ha dejado claro que su principal intención será convertirse en una cara conocida en el mundo de las redes sociales, donde ha entrado pisando con fuerza. 

Así, no sorprende que dentro de poco empiece a colaborar con sus primeras marcas, pero, ¿qué opinan sus padres de todo el revuelo que se ha generado?

Jesulín y María José Campanario  no han dudado en conceder una entrevista a su revista de confianza, ¡Hola!, a la que también cedieron en exclusiva las imágenes de su hija unos días antes de que cumpliera los 18, quizás para intentar que el impacto mediático no fuese tan fuerte para Julia.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

El torero y su mujer han abierto su corazón por completo en la revista y han confesado sentirse muy tristes por no poder haber acompañado a su niña en uno de sus días más importantes, ya que Julia vive a las afueras de Madrid. «No hemos podido estar con ella, por la pandemia, y nos hemos quedado en casa. Pero, si Dios quiere, ya lo celebraremos cuando ella vuelva».

«Lo que más duele en el corazón es no haber podido estar con Julia, pero es que era imposible. Por un lado, a mi mujer le pusieron la segunda dosis de la vacuna en Sevilla». Recordemos que María José Campanario ha sido vacunada por pertenecer al sector sanitario, ya que es odontóloga, algo de lo que presumía con orgullo en sus redes sociales. 

«Lo ha pasado peor con esta segunda dosis que con la segunda. Está con fiebre, dolor de articulaciones, de cabeza... A esto se une el estado de alarma, con Andalucía cerrada de nuevo y la imposibilidad de viajar. Todo lo ha hecho inviable», ha explicado Jesulín acerca de los motivos que les han impedido estar al lado de su hija.

De hecho, Jesulín, quien va a participar en la próxima edición de 'El Desafio', lamenta ir a Madrid a grabar y no poder visitar a su hija por las estrictas medidas anti-Covid impuestas por el programa. «Te van a buscar, te llevan del hotel a la grabación y no te dejan tener contacto con nadie. Y no, no voy a poder ir a ver a mi Julia. Me da muchísima pena no poder estar con ella», ha confesado.

Tanto Campanario como su marido destacan las numerosas cualidades de su niña, de la que no pueden estar más orgullosos. «La verdad es que es una chica bastante guapa. Comprendo el interés que pueda despertar, pero la primera que ha querido que todo eso fuera lo más normal posible es ella. Mi hija es adulta y tiene que opinar y decidir por ella misma». 

Además, parece que la pareja no le ha querido dar demasiada importancia a la gran atención mediática que Julia está recibiendo. «¿Es la única persona conocida que cumple dieciocho años? Creo que todo se exagera demasiado y que hay que darle normalidad», ha sentenciado Jesulín.

Eso sí, como su padre, el torero no ha dudado en destacar que su niña es «fabulosa, muy buena. Estamos muy contentos con ella». Aunque eso sí, asegura que quiere que Julia «se centre en sus estudios, independientemente de que tenga o no una vida pública».

Por su parte, María José Campanario también señala que ha visto a su hija «supertranquila, como es ella. Aunque parezca otra cosa por las fotos que sube, muy mujerona, es una niña muy tímida y reservada. Creo que lo ha hecho muy bien y ha hecho lo que nosotros dijimos que iba a hacer».

Además, la odontóloga apunta a que no tiene miedo a que la vida de su hija cambie por completo, -según han revelado en su entrevista, Julia ahora mismo se está sacando un C2 en inglés, el carnet de conducir y tiene planes de ir a la universidad a estudiar Administración de Empresas-, aunque tampoco le pondrá pegas a que empiece a ganarse la vida trabajando en redes sociales, que es lo que parece que le gusta.

«Si el día de mañana me dice: 'Mamá, me apetece hacer esto con una marca...' ¿Crees que le voy a decir que no? Lo que me daría pena es que dejase sus estudios, pero está centrada en lo que quiere hacer y en su inglés».