Isabel Gemio en plano medio vestida de rojo y sonriente

Isabel Gemio llora al contar nuevas de su hijo Gustavo, enfermo desde los 2 años

La periodista no ha podido contener las lágrimas al confesar la buena noticia que su hijo mayor le ha dado

Isabel Gemio ha dejado a un lado su carácter fuerte y dominante para dejar paso a las lágrimas durante una entrevista para el espacio radiofónico 'El Faro' de la Cadena Ser. La periodista, que está en boca de todos después de su polémico encuentro con María Teresa Campos, no ha podido contener la emoción al hablar sobre su hijo Gustavo, enfermo desde que cumplió los dos años.

Hace 24 años que Isabel Gemio y Nilo Manrique, su pareja por aquel entonces y del que se separó hace años, viajaron hasta Guatemala para adoptar al que se convertiría en su primer hijo. Pero la alegría se tornó en tristeza cuando a la temprana edad de dos años, le diagnosticaron distrofia muscular. A pesar de todo, Gustavo demostró una gran fortaleza convirtiéndose en el orgullo de la familia.

Las lágrimas de Isabel Gemio

Enterarse de la vida que se le presentaba a Gustavo fue un duro  golpe para Isabel Gemio. Supo que tendría por delante un duro camino donde las visitas a los hospitales se convertirían en constantes además de sufrir complicadas operaciones que le garantizaran un buen nivel de vida. Fue muy emotivo sentir que su hijo pequeño, Diego, se implicó en el cuidado de su hermano mayor hasta el punto de admitir que le «daría las piernas si pudiera».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Una larga lucha que ha convertido a Gustavo en «un maestro» y en todo un ejemplo de superación. A día de hoy, el joven tiene una vida normal dentro de su delicada situación y en los últimos años le ha dado una alegría inesperada a Isabel Gemio que ha recibido con ilusión y muy emocionada.

«Está enamorado, lleva cuatro años enamoradísimo. Verles es la felicidad completa. Con eso no contaba. Nunca pensé que mi hijo llegaría a vivir eso. Eso es lo que compensa, verlo feliz» confesaba la periodista a Mara Torres, presentadora de 'El Faro', con la voz entrecortada y sin poder contener las lágrimas.

Gustavo conoció a su pareja durante una de sus visitas a un centro de rehabilitación. Isabel aceptó que, tanto la pareja de su hijo como él, vivieran en el domicilio de la familia donde también reside Diego.

Juntos durante la pandemia

Cuando llegó la pandemia del coronavirus, la situación se presentaba complicada para Isabel Gemio. Decidió pasar el confinamiento junto a sus hijos quienes le han dado la fuerza suficiente para seguir adelante. A pesar de la angustia vivida, la periodista afirma sentirse afortunada pues han logrado evitar el virus en los momentos en que peor estaba la pandemia.

«En este tiempo de pandemia, ten en cuenta que es de alto riesgo, hemos tenido la inmensa alegría de no tener que ir ni una vez al hospital. ¿Tú sabes lo que es eso? En los últimos tiempos se complicó la cosa, pero con la pandemia no sé si es que nos ha iluminado algo pero no hemos tenido que ir al hospital. Eso es lo que importa» ha asegurado.

Isabel Gemio ha sacado una visión positiva de la crisis sanitaria por la que estamos pasando y asegura que es bueno que las personas saquen su lado más sensible. La periodista tiene sus objetivos cumplidos y afirma que «los que vamos por la vida dando la cara e intentando sacar nuestra mejor sonrisa somos humanos y tenemos la vida que puede tener cualquiera».

Isabel Gemio y su canto a la vida

Aunque la figura de Isabel Gemio siempre ha estado ligada a la frialdad, lo cierto es que la veterana periodista se ha volcado en las redes sociales para dar a conocer su lado más sensible durante la pandemia. Han sido muchas las publicaciones donde podemos ver cómo medita y reflexiona sobre la vida y las consecuencias terribles que el virus ha dejado en muchas familias.

Una hipersensibilidad latente en todas sus publicaciones donde recuerda a sus seres queridos y hace un canto a la vida y a la esperanza.