Bertín Osborne y su mujer Fabiola

Fabiola también plantará batalla como Bertín Osborne por su hijo Kike: 'Lucharemos'

No está dispuesta a rendirse en pro del futuro del menor

Bertín Osborne y Fabiola Martínez son noticia hoy. ¿El motivo? Que el cantante y su esposa han dejado patente que no están de acuerdo con la ley educativa de la ministra Celaá, la LOMLOE. Una ley, aprobada hoy, que, entre otras cosas, plantea una serie de medidas respecto a los centros de educación especial. Exactamente determina que pretende conseguir que, en un plazo máximo de diez años, los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para atender mejor al alumnado con discapacidad. Es decir, apuesta por la educación inclusiva. 

Si la citada pareja se opone a esa ley es porque tienen un hijo, Kike, que nació con parálisis cerebral y se verá afectado por aquella.

El cantante ya ha expresado esta mañana a través de las redes sociales su malestar por la situación. Y ha dejado patente su postura en contra de esa medida al creer que va a propiciar el cierre de centros de educación especial. Pues bien, ahora ha sido su mujer, Fabiola, la que ha hecho lo propio.

Fabiola en contra de la ley Celaá

A través de la revista 'Vanitatis' es como la mujer de Bertín Osborne ha dejado claro su rechazo a la mencionada ley. Y lo ha hecho manifestando que esta «no se entiende porque lo que pretende, a largo plazo, es ir cerrando estos colegios de educación especial para pasar a todos esos niños a centros de educación ordinaria. No son todos iguales».

De la misma manera, Fabiola ha dejado claro que sí está a favor de la integración, pero no a costa de que se cierren centros especiales. Y es que tiene claro que esa medida supondría un problema: «¿Qué hacemos con los peques que no se pueden integrar? ¿Se quedarán en casa como se quedaban antes, escondidos, sentados en sus sillas y a esperar a que se mueran?».

En este sentido, no ha dudado en establecer un paralelismo con respecto a los centros de educación especial que hay en Europa. Así, ha reconocido que en el resto del continente «los colegios de esas características están muy avanzados y, por supuesto, los gobiernos no piensan eliminarlos sino potenciarlos. Lo que no se entiende es el porqué en España no se tiene en cuenta a los que vivimos esta situación».

El estado de Kike

Aprovechando la entrevista que ha concedido, Fabiola ha dado a conocer el estado en el que se encuentra su hijo Kike, que ahora tiene 13 años. Este, que recientemente se contagió del coronavirus, se halla ya recuperado.

Precisamente ha aprovechado para explicar el porqué su vástago, como otros menores, necesitan de esos centros especiales. En concreto, ha manifestado que «puede hacer muchas cosas precisamente por las terapias. Es un niño de alta dependencia. Necesita que le cambien el pañal, que le den la comida porque no puede hacerlo solo. No habla como nosotros y necesita mucho apoyo para una comunicación fluida. Tiene crisis epilépticas. ¿Cómo le atienden en un colegio de educación ordinaria?».

De la misma manera, no ha dudado en exponer que cambiarle a él de centro como a otros niños en situaciones similares puede resultarles perjudicial. Sí, porque ha dejado patente que les cuesta mucho ganar confianza y que puedan llegar a sentirse a gusto en un ambiente.

La lucha de Fabiola en contra de la ley Celaá

En pro del futuro de su hijo Kike y también de otros pequeños como él, Fabiola ha reconocido en 'Vanitatis' que va a hacer todo lo que esté en su mano respecto a la citada ley.

En concreto, ha expuesto que va a «seguir luchando». Y es que aún son muchas las incertidumbres y dudas que tienen respecto a la aplicación de aquella. Entre otras cosas, le preocupa saber los criterios con los que se matriculará a los niños en los centros ordinarios.

Habrá que esperar para ver los avances de la ley y las medidas que padres como Fabiola y Bertín deciden tomar al respecto.


Comentarios