Montaje de fotos de primer plano de Enrique Ponce y Ana Soria

Enrique Ponce reaparece tras los rumores y aclara lo de la boda

Ana Soria y Enrique Ponce lo tienen muy claro

Paloma Cuevas ha visto como su posible romance con el cantante Luis Miguel se veía eclipsado por la última decisión de Enrique Ponce. El diestro no se cansa de declararle en público su amor a Ana Soria y si nada se tuerce, tiene previsto formalizar su relación.

El pasado mes de mayo confirmaba que era muy feliz al lado de la estudiante de Derecho, Ana Soria. Según desvelaba el pasado fin de semana Socialité, la intención de la pareja sería casarse a finales de este año, en diciembre. Después de un par de años de relación ya se sienten con ganas de pasar por el altar.

Lo curioso es que estas informaciones surgen cuando Paloma estaría conociendo al artista mexicano. Para algunos puede ser una casualidad, para otros una estrategia para contraatacar a la diseñadora, a la que intentan restarle protagonismo

Entre ellos siempre existió una unión muy sincera. Enrique Ponce era íntimo de Luis Miguel, e incluso se había propuesto grabar un disco con él, en lo que supondría su debut como cantante. Pero aquello se quedó en el aire.

Paloma cuevas, Enrique Ponce y Luis Miguel
Paloma Cuevas y Enrique Ponce con Luis Miguel en una foto de 2009, donde eran grandes amigos   | GTRES

En cualquier caso, nadie puede negar que entre ellos hubo siempre una gran amistad. Así lo demuestra el hecho de que el valenciano y su ex fueran los padrinos de uno de los hijos del artista. De todas manera, ella prefiere mantener un perfil bajo, evitando en todo momento que se hable de ella y de su vida privada. Se ha caracterizado siempre por su discreción.

Los protagonistas hablan claro

Como bien veníamos diciendo, hace unos días que se rumoreaba que Ana Soria y Enrique Ponce estarían planeando su boda. Esta boda que se celebraría será muy distinta a la que ella vivió en octubre de 1996 en la catedral de Valencia. En aquella ocasión reunieron a numerosos rostros conocidos.

Se dice que esta vez se decantarán por algo más sencillo y discreto. La familia de la novia prefiere que no sea algo mediático. Aunque los padres de ella están encantados con el enlace, prefieren una "ceremonia sin grandes algarabías", recoge La Razón.

Enrique Ponce y Ana Soria sonrientes en la calle
Enrique Ponce piensa en casarse con Ana Soria. | Instagram: cfans_ana

A ellos les gustaría que tuviera lugar en la catedral almeriense de la Encarnación, pero Enrique Ponce solo cuenta con el divorcio, y no con la anulación religiosa. Así que por ahora deberán celebrar el acto por lo civil.

De todas maneras, eso no es lo que han confirmado los protagonistas. Hasta ahora, Enrique Ponce y Ana Soria se han mantenido al margen de todos estos rumores sobre ellos y su futura boda. La información, que corrió como la pólvora, no se corresponde a la realidad.

En conversación con el medio ABC, Enrique Ponce ha negado rotundamente que vaya a casarse, de momento, con su pareja. Por lo tanto, aunque probablemente si se trate de una boda íntima, todavía no hay una fecha marcada.

Ana Soria y su relación con la familia de Enrique Ponce

Paloma Cuevas atravesó por un momento muy delicado cuando Ponce decidió romper la relación y comenzar una nueva historia al lado de otra chica. Aquello supuso un mazazo para ella, pero también para las dos niñas de la pareja.

Aunque siguen viendo a su padre con cierta frecuencia, con Ana Soria apenas hay trato. Nunca han coincidido ni tampoco tienen previsto aceptarla. Todo hace indicar que no acudirán a la boda de Enrique para evitarse un mal trago.

▶️ Paloma Cuevas pasa una semana horrible tras salir a la luz su romance con Luis Miguel

Una amiga de la diseñadora señala que a ella "no le extraña la intención de su ex de casarse, está embobado con esa chica. Esta mujer le tiene obnubilados los sentidos", cuenta a dicho medio.

Paloma Cuevas nunca entendió el exhibicionismo público de carantoñas o las escenas en redes sociales del diestro. Fiel a su estilo, siempre ha deseado lo mejor para el padre de sus hijas, sin mostrarle rencor en ningún instante.