Ana María Aldón, en una imagen de archivo

Ana María Aldón muestra su cuerpo con poca ropa y enfada a Ortega Cano

Cansada de figurar en un segundo plano, ser la sombra del marido famoso y ama de casa, da un cambio de 360 grados y se convierte en el centro de todas las miradas

Ana María Aldón está viviendo uno de sus mejores momentos a nivel personal, y así nos lo demuestra a través de sus redes sociales en las que comparte instantáneas de su ‘nueva vida’ vida cargada de toques sensuales, escotes provocativos, o incluso muslos al aire, que dejan atónito a su marido, José Ortega Cano, un hombre comúnmente conocido por ser de estilos muy tradicionales, y que, tal y como comentan fuentes cercanas a este, en concreto un amigo suyo, afirma que «se muestra un tanto disgustado por las exhibiciones corporales de Ana.

Desde que concurso en 'Supervivientes' ha sufrido un cambio radical, es como si se hubiera independizado. Ya no es la mujer de... , la persona que siempre se mantenía en un segundo plano al amparo de su marido. Es otra.

A José no le gusta este cambio tan radical, pero Ana se ha despojado del rol sumiso y discreto que le caracterizaba y se la ve muy cómoda con su nievo look, pelo rosa y prendas 'atrevidas', y en ese mundo que le está abriendo las puertas del famoseo».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Si recordamos por un instante su presencia en el programa de los domingos por las tardes, ‘Viva la Vida’ en el que trabaja como colaboradora, a Aldon le encanta bailar con movimientos sensuales y se ha convertido en el foco de todas las miradas.

En estos momentos ella parece más joven que nunca, mientras que a O. Cano se le han quitado las ganas de entonar a los cuatro vientos aquel ‘y estamos tan agustito’ que le lanzó a la fama artística del cante el día de su boda con la recordada Rocío Jurado.

No nos pilla por sorpresa que el diestro, José Ortega Cano ya había mostrado su sorpresa con las actuaciones de cada domingo producidas por su actual esposa y había manifestado que no le gustaban las exhibiciones gratuitas en donde la veía todo el mundo, ya que se había convertido, aún más si cabe, ya no solo en un personaje público, sino ahora, en un personaje televisivo.

Tal y como ocurrió el pasado mes de enero, cuando la sanluqueña se puso a bailar con Suso, el ex concursante del conocido realitie de ‘Gran Hermano’, alardeando de un cuerpo que llama al morbo más caliente. Para rematar, una guinda más, culminó el pastel con un «a mi marido le gusta el perreo». Algo que no se lo creía ni ella.

El diestro lo pasaba mal cuando la veía totalmente desinhibida en ‘Viva la Vida’, prefería que siguiera siendo la mujer del torero antes de ser conocida por sus andanzas en un medio televisivo al alcance de todos.

Él tenía claro lo que le esperaba cuando Aldón decidió transformarse, o, mejor dicho, renovar el cambio de imagen y de su filosofía de vida, que no tiene nada que ver con la persona ‘apagada y sumisa’ de la época en la que comenzó a ser noticia por comenzar una relación con Ortega.

La nueva Ana María

Y es que tal y como adelantábamos, la esposa del diestro le ha cogido el gusto a la tele, y le da igual que su marido le pida que pase más tiempo con él, en casa, que en el plató. Caso omiso a las peticiones de su marido, y si no solo tenemos que echar la vista atrás al pasado diciembre y recordarla compartiendo mesa y mantel en la última temporada de ‘Ven cenar conmigo. Edición Gourmet’, con su compañero de ‘Supervivientes’, José Antonio Avilés, María Jesús Ruiz y el actor Jorge Sanz.

Por el momento no existen los rumores de crisis, pero lo que sí que es cierto es que, desde hace ya algún tiempo, Ana se cansó de figurar en un segundo plano, ser la sombra del marido famoso y ama de casa, y lo ha conseguido con creces.