Pedro Sánchez durante una intervención en el Congreso (14/04/2021)

Del diésel a nuevos peajes: Los 6 impuestos que subirá el Gobierno

La reforma fiscal se pondrá en marcha en 2023, según los planes del Ejecutivo

El Plan de Recuperación que la semana pasada el Gobierno envió a la Unión Europea para su validación es el mecanismo que va a permitir que nuestro país ingrese 140.000 millones de euros para la transformación de la economía hasta el ejercicio 2026. A cambio, España debe comprometerse a ciertas reformas y una de las materias más importantes en este sentido es el ámbito fiscal. Este miércoles, 5 de mayo, una vez pasada la campaña electoral en Madrid, el Gobierno ha hecho públicas las propuestas de medidas que ha remitido a Bruselas y que deberían debatirse en el Congreso de los Diputados en 2022 para que entrasen en vigor en 2023.

España se encamina hacia un notable endurecimiento de la presión fiscal, que van a notar todos los contribuyentes. Ciertamente, aún tienen que concretarse los detalles de cada medida, pero se trata de una reforma improrrogable y que, por lo tanto, difícilmente admite marcha atrás. El informe que el comité de expertos en materia fiscal debe entregar como muy tarde el 28 de febrero de 2022 va a dar los detalles de estas medidas, aunque desde este miércoles conocemos ya el 'leitmotiv' de la reforma fiscal que va a impulsar el Gobierno. Estas son las seis figuras fiscales principales que van a tocarse.

Más impuestos sobre las rentas más altas

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La idea general del Gobierno es la aplicación de una fiscalidad más progresiva que la actual. ¿Qué significa eso? Pues que cuanto más rica sea una familia más impuestos va a tener que pagar. En las fichas hechas públicas este miércoles se habla de la necesidad de introducir mejoras en la política redistributiva de nuestro país, de modo que los patrimonios más elevados van a tener que hacer frente a más impuestos, y más elevados. 

Augmento del impuesto al diésel

Aunque el documento no habla de forma explícita de un augmento de impuestos sobre este carburante, sí que se habla de equiparar impuestos entre los distintos tipos de hidrocarburo. De esta forma, va a buscarse la eliminación de las bonificaciones del diésel respecto a la gasolina y los propietarios de vehículos de diésel van a tener que pagar más para llenar sus depósitos.

Eliminación de bonificaciones en el impuesto de matriculación

Se acabarán también los beneficios fiscales de los que aún gozan algunos vehículos contaminantes en nuestro país. El Gobierno quiere dejar de privilegiar algunos tipos de vehículo y, por lo tanto, van a tener que pagar el tipo impositivo completo. Esta medida van a tener que aplicarla las comunidades autónomas, ya que son ellas las que tienen la gestión de este impuesto transferida.

Peajes en todas las autovías de nuestro país

Esta medida, de gran impacto, está previsto que se aplique a partir de 2024. El Gobierno prevé diseñar un sistema de pago por usar la Red de Carreteras del Estado, de forma que el uso de autovías dejará de ser gratuito. Con este nuevo impuesto se busca destinar parte de lo que paguen los contribuyentes al mantenimiento de estas vías y otro porcentaje a una suerte de impuesto por la contaminación.

Eliminación de bonificaciones de IRPF por aportaciones a planes de pensiones privados

Con el propósito de incentivar los planes de pensiones de empresas, el Gobierno va a eliminar las bonificaciones actualmente existentes en el IRPF por realizar aportaciones a planes de pensiones de carácter privado. De esta forma quiere abrirse camino a los planes de empresa, que se acordarán mediante negociación colectiva y donde se deberá determinar qué aportan los trabajadores y qué las empresas.

Augmento de la base máxima de cotización

Los trabajadores cuyos ingresos mensuales superen los 2.400 euros van a ver incrementada su base de cotización. La medida afectaría a 1,2 millones de personas y podría activarse ya con carácter previo al inicio de la reforma, es decir, en el año 2022. En consecuencia, va a subir también la pensión máxima.