El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa el 11 de noviembre del 2020

Nuevo aviso de Sanidad y las Comunidades Autónomas: 'Tiene sustancias carcinogénicas'

Salvador Illa y las Comunidades Autónomas recomiendan no utilizar los cigarrillos electrónicos con el fin de dejar de fumar
Primer plano de un cigarrillo electrónico
Los cigarrillos electrónicos tienen sustancias carcinogénicas  | Pixabay

Muchos han sustituido los cigarrillos por cigarrillos electrónicos para evitar así fumar tanto y cuidar un poco más su salud. Sin embargo, ahora, la Comisión de Salud Pública el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en la que participan el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas, ha declarado que este pequeño dispositivo podría ser perjudicial para la salud si se utiliza a largo plazo.

En concreto, el documento emitido por la Comisión, asegura que a corto plazo, dicho dispositivo podría causar lesiones pulmonares asociadas al vapeo, aunque continúan admitiendo que este es menos dañino para la salud que el tabaco tradicional. Aunque eso sí, recalcan que estos podría llegar a tener sustancias carcinogénicas.

Desde el departamento que dirige Salvador Illa y las Comunidades Autónomas recomiendan no utilizar los cigarrillos electrónicos con el fin de dejar de fumar, ya que puede «al mantenimiento o iniciación de la adicción a la nicotina».

Los jóvenes, adictos al cigarrillo electrónico

Su bajo coste, el hecho de poder utilizarlo en más sitios y las creencias de que es menos perjudicial que el tabaco ha hecho que cada vez sean más lo jóvenes que se hayan apuntado a la moda del 'vapeo'. En el documento, aparece reflejado que casi la mitad de los estudiantes de secundaria han probado el alguna ocasión los cigarrillos electrónicos.

Sin embargo, los cigarrillos electrónicos podrían causar adicción a la nicotina y al tabaquismo por lo que las Comunidades Autónomas y Salvador Illa ya están pensando en regular su uso.

El informe creado por la Comisión actualiza así la información y los datos aportados en 2014. Además, también recoge diversos estudios sobre el tipo de consumo que realizan jóvenes y población adulta y la eficacia de dichos dispositivos para dejar de fumar.

Para realizar este trabajo se ha tenido en cuenta el informe emitido por la Scientific Committe on Health, Environmental and Emerging Risk (SCHEER) de la Comisión Europea sobre cigarrillos electrónicos, además de otras publicaciones realizadas por diferentes sociedades científicas.

Los peligros del cigarrillo electrónico

Lo cierto es que muy a nuestra pesar parece que los cigarrillos electrónicos han llegado para quedarse. Desde el Gobierno advierten sobre los peligros de los cigarrillos electrónicos en niños, adolescentes y adultos:

  • Por el momento aún se desconocen todos los efectos que los cigarrillos electrónicos pueden causar en el organismo a largo plazo
  • Los cigarrillos electrónicos podrían ser dañinos para los pulmones a largo plazo debido a los saborizantes añadidos
  • Las baterías defectuosas podrían provocar incendios, ocasionando lesiones graves en las personas que lo utilizan

Lo cierto es que no es de extrañar que el informe emitido por la Comisión de Salud Pública el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud haya hecho hincapié en lo dañino y lo perjudicial que pueden los cigarrillos electrónicos para la salud.

Nicotina, compuestos orgánicos colátiles, sustancias químicas, metales pesados como níquel, estaño y plomo... Son alguna de las sustancias que están presentes en un cigarrillo electrónico.

En definitiva, el informe asegura que se debe seguir avanzando en la regulación de los cigarrillos electrónicos para limitar el acceso que los jóvenes tienen a este tipo de dispositivos. Las autoridades sanitarias españolas, desacreditan así la creencia basada en un artículo del 2014 que defendía que los cigarrillos electrónicos tenían un 80 por ciento menos de riesgo que el tabaco tradicional.


Comentarios