Diego Armando Maradona llega al sorteo de la Copa Mundial de fútbol 2018 en el Kremlin de Moscú, el viernes 1 de diciembre de 2017

Sale a la luz el resultado de la autopsia de Maradona: nadie lo esperaba

En la sangre del argentino solo había varios medicamentos para tratar su depresión y adicciones

Desde que murió el astro argentino Diego Armando Maradona son muchas las incógnitas que rodeaban su caso. En un primer momento se dictaminó que el futbolista de 60 años había muerto por un paro cardíaco.

Entre las sospechas que había, se comentaba la posibilidad de que sus médicos no le ayudaran a tiempo, por lo que Maradona aún podría estar con vida. Su médico Leopoldo Luque fue imputado el pasado 29 de noviembre debido a la investigación liderada por la Fiscalía de San Isidro. Los cargos que se le imputan son una presunta negligencia médica que podría haberse dado en el fallecimiento de Maradona y, a consecuencia, se trataría como delito de homicidio culposo.

No había ningún tipo de alcohol ni droga en el cuerpo de Maradona cuando murió

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Ahora, y tras realizar las correspondientes autopsias que determinen la verdadera razón por la que murió Maradona, se ha confirmado que no había drogas en su organismo. No se encontró alcohol, marihuana ni ninguna otra droga dura que hiciera pensar que éstas habían sido parte de la razón por la que murió el '10' argentino.

Aunque no se encontrara ninguna droga en la sangre del argentino, sí se encontraron psicofármacos que él tomaba para intentar mejorar sus problemas psicológicos. Su psiquiatra también está siendo investigado, ya que era él quien le proporcionaba las pastillas para medicarse y, además, se encontraba allí en el momento de su muerte.

Según comentan algunos medios argentinos como la agencia 'Telam', las pastillas que han encontrado en su sangre son muy comunes para tratar trastornos psicológicos: venlafaxina, quetiapina, levetiracetam y naltrexona.

Tal y como recalca la mencionada agencia, estos medicamentos se utilizan para depresión grave y adicciones. La venlafaxina es una droga antidepresiva que se utiliza para los trastornos de ansiedad; la quetiapina es un antipsicótico que se usa para la depresión y cuadros graves de adicciones; el levetiracetam es un antiepiléptico que actúa sobre el sistema nervioso central y algunos de los efectos secundarios son la somnolencia y la disminución de capacidad de reacción; y la naltrexona se usa para evitar la abstinencia al alcohol y bloquea el efecto de los medicamentos opiáceos.

La hija de Maradona habla sobre la autopsia de su padre

Con todo esto, no se ha encontrado ningún resto de alcohol u otro tipo de droga que haya podido complicar la situación del argentino y le haya causado la muerte. Sobre este tema ha querido hablar una de las hijas del futbolista, Gianinna Maradona, quien ha utilizado Twitter para lamentar la actitud de todas aquellas personas que esperaban encontrar drogas y otros excesos en la autopsia de Diego Armando.

«Todos los hijos de p * ta esperando que la autopsia de mi padre tenga droga, marihuana y alcohol. No soy doctora y lo veía muy hinchado. La voz robótica. No era su voz. Estaba pasando y yo era la loca desquiciada», escribía en su cuenta de Twitter. Algunos usuarios han recalcado que no le hacía mucho caso a su padre y que está hablando de él más ahora que está muerto que cuando estaba con vida.

Gianinna Maradona no se ha hecho esperar y ha explicado las situaciones que tuvo que vivir con su padre: «No debía pasar ninguna otra persona a darle la medicación que no fuera la enfermera, pero tenía miedo. Y fui yo. Me abrió la boca para que confirmara que la había tomado. Le incorporé solita. No tienes ni idea de lo que hablas. Como hija yo sé muy bien quién y cómo fui. Y él también», asegura en Twitter. Estas serán las primeras fiestas de Navidad sin Maradona para la familia del 'crack' argentino, y su recuerdo aún perdura un mes después de haber perdido la vida por un paro cardíaco.