Foto de cuerpos sin vida amontonados por la calles de Bucha, Ucrania

Destapan la gran mentira que acorrala a Vladimir Putin

Unas conversaciones entre el ejército ruso en Ucrania han demostrado la premeditación del ataque en Bucha

Cuando las imágenes de los crímenes de guerra cometidos en Bucha ya han dado la vuelta al mundo, se ha descubierto que  la matanza fue premeditada. Y es que los ataques a esta ciudad cercana a Kiev fueron parte de la estrategia de guerra de Rusia

El Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio federal de espionaje de Alemania, realizó las grabaciones de las comunicaciones a través de radio de los soldados rusos que han podido revelar la intencionalidad de los ataques.

Uno de estos soldados se refiere a los civiles hallados muertos en las calles de la ciudad y cuenta cómo él junto a los demás soldados rusos dispararon indiscriminadamente a un civil que circulaba en bicicleta. En otra conversación se pudo escuchar la frase "primero se interroga a los civiles, luego se les dispara".

Foto de unos supervivientes del ataque ruso a Bucha, Ucrania, delante de una fosa común
Las grabaciones demuestran que los soldados dispararon intencionadamente a un civil que circulaba en bicicleta. | Europa Press

El Grupo Wagner, tras la muerte de civiles en Ucrania

Según el semanario alemán Der Spiegel, que ha difundido esta información, ha declarado que del material que ha aportado el BND se puede extraer que miembros del Grupo Wagner estarían detrás de las muertes de civiles en Bucha. Un grupo que "ya destacó en su intervención en Siria por su especial crueldad", añaden. Afirman que actuaron de forma deliberada y con el único objetivo de causar daños a la población ucraniana.

Las grabaciones, difundidas en el Parlamento de Alemania, han demostrado que la matanza producida en Bucha no ha sido un hecho aislado.  El ejército ruso tenía planeada una intervención de estas características  en esta ciudad próxima a Kiev.

▶️ Desaparecen más de 30 niños de Ucrania en España

Y es que las tropas rusas solían hablar de cometer actos similares a diario. El semanario asegura que "eso indica que los asesinatos de civiles fueron parte de la acción del ejército ruso, posiblemente parte de una estrategia clara. Se trata pues de sembrar el miedo y el terror entre la población civil para eliminar su resistencia".

Destrozos provocados en Mariúpol, una ciudad de Ucrania, tras los ataques de Rusia
Rusia trata de sembrar el terror entre la población ucraniana para eliminar su resistencia. | Europa Press

Además, el Grupo Wagner destaca por su extrema violencia y brutalidad. Cumpliendo las órdenes de los líderes autoritarios, han actuado en los conflictos de Siria, Libia o Sudán, entre otros, y han llegado incluso a allanar campos de petróleo o gas.

En el Donbás, se han presentado unos mil efectivos para luchar contra las fuerzas ucranianas. Tanto las asociaciones de Derechos Humanos como Naciones Unidos ya han alertado sobre el peligro que supone la implicación de este grupo en la guerra en Ucrania. Y es que la Organización, surgida en 2014 tras la anexión de Crimea a Rusia, está especializada en ejecuciones masivas, ataques a civiles y saqueos de propiedades privadas.

Foto de un tanque ruso por las calles de Mariúpol, Ucrania
El Grupo Wagner podría estar implicado en la matanza civil de Bucha. | Europa Press

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden ha declarado que el grupo podría estar financiado por Yevgeny V. Prigozhin, un empresario ruso cercano a Vladímir Putin. De hecho, se le conoce como al "chef de Putin" porque regenta un negocio de catering y le ha organizado varias cenas de estado al mandatario. 

Las grabaciones aportadas por los servicios de espionaje alemanes demuestran que Rusia necesita refuerzos externos para hacer frente a las múltiples pérdidas que está sufriendo en Ucrania. El director de la agencia de espionaje electrónico británico, Jeremy Fleming, cree en la probabilidad de que "estos soldados se utilicen para tratar de limitar las derrotas militares rusas y para eximir a los altos mandos del ejército ruso de acciones que no serían aceptables, dado que dentro de Rusia existe un velado debate sobre la actuación de las tropas". A pesar de eso, el Kremlin niega cualquier vinculación con el Grupo Wagner.