Primer plano de Volodimir Zelenski

El presidente de Ucrania señala directamente a tres conocidas empresas españolas

Zelenski denuncia en el Congreso de los Diputados que estas corporaciones ayudan a subvencionar la guerra contra Ucrania

Zelenski fue uno de los invitados al Congreso de los Diputados el pasado martes 5 de abril. El presidente de Ucrania se dirigió a los parlamentarios españoles mediante una videollamada que conmocionó a la mayoría.

Aprovechó todo su tiempo y lanzó una petición a tres grandes empresas españolas para que dejen de hacer negocios con Rusia. Se trataría de una demostración de apoyo total a la causa ucraniana, como ya han efectuado otras empresas que operaban en Moscú.

Zelenski señala a tres empresas españolas en la guerra contra Rusia

Volodímir Zelenski fue muy claro durante su intervención telemática en el Congreso de los Diputados. Si bien no ha dejado su empeño de pedir ayuda para frenar el avance de las tropas rusas, ahora reclama otras medias.

Concretamente, intentar que la economía del país dirigido por Putin se resienta. Para ello, además de las sanciones ya impuestas, resultaría de gran ayuda que grandes empresas le den la espalda.

Es ahí donde Zelenski dirigió su discurso ante los políticos españoles, primero dando las gracias a las corporaciones que han dejado de operar en Rusia. A ellas les agradece su apoyo y las pone de ejemplo ante otras tres empresas que continúan teniendo negocios con el país enemigo.

"Quiero dirigirme a compañías como Maxam, Porcelanosa y Sercobe para que dejen de hacer negocios con Rusia", dijo el presidente ucraniano.

Volodímir Zelenski hablando de la guerra de Ucrania
Zelenski señala a Porcelanosa, Sercobe y Maxam | Youtube: FRANCE 24

Maxam es una multinacional en la industria minera, química y de armamento. Posee numerosas filiales en más de 50 países de todo el mundo. Sercobe es una asociación de empresas relacionadas con el diseño, fabricación, el montaje y el mantenimiento de bienes de equipo.

Por su parte, Porcelanosa, dedicada a la fabricación y comercialización de pavimentos y revestimientos cerámicos, ha sido la primera en reaccionar a las palabras de Zelenski.

Las primeras reacciones a la petición del presidente ucraniano

Nada más terminar la comparecencia de Volodímir Zelenski, Porcelanosa publicaba un comunicado en las redes sociales. En él asegura que, desde que comenzó la guerra, las negociaciones con Rusia quedaron paralizadas.

Afirman que todo se debe a un "malentendido" del presidente de Ucrania o de una "información errónea". Además, condenan abiertamente la guerra iniciada por Rusia y señalan que se han volcado con la ciudadanía ucraniana.

"Hemos realizado envíos de ayuda humanitaria, que incluían material sanitario, ropa y alimento", explican. "Continuamos y continuaremos brindando ayuda, apoyo y amparo a ciudadanos ucranios que no pueden regresar a su país", añaden.

Sercobe también ha respondido a las palabras de Zelenski afirmando que es "rotundamente" falso que sigan manteniendo negocios con organismos o empresas rusas. Por su parte, Maxam, la otra empresa señalada, ha evitado hacer ningún tipo de declaración.

▶️ Desaparecen más de 30 niños de Ucrania en España

"Hay que cerrar los negocios con Rusia"

Serhii Pohoreltsev, el embajador de Ucrania en España, ha reiterado la misma petición que efectuó Zelenski en el Congreso de los Diputados. Para Ucrania, es de vital importancia poner cerco a la economía rusa para evitar que el dinero ganado se invierta en la guerra.

Insisten en que las empresas españolas y europeas que siguen operando en Rusia subvencionan la guerra. Según explican, Putin controla todo el dinero que recauda el país para, posteriormente, dirigirlo a pagar los gastos militares.

"Habría que cerrar todos los negocios con las compañías rusas para evitar que el dinero que ganan estas empresas sirva para subvencionar y continuar la guerra", señala el embajador.

Pohoreltsev asegura que antes de la guerra había cerca de 100 empresas españolas operando en Rusia y que ahora son "muchas" menos. No obstante, todavía quedan algunas que se niegan a dejar de hacer negocios, lo que para Ucrania representa un gran problema.