Muere Joan Mesquida a los 57 aƱos

La policƭa y la polƭtica espaƱola lloran la pƩrdida de Joan Mesquida, de 57 aƱos

Joan Mesquida falleciĆ³ ayer lunes despuĆ©s de varios meses en tratamiento por un cĆ”ncer

El exdirector general de la Guardia Civil y de la Policía Nacional Joan Mesquida, falleció ayer lunes a los 57 años a causa de un cáncer. Mesquida, que en la actualidad era uno de los principales dirigentes de Ciudadanos, llevaba desde febrero en tratamiento por esta enfermedad y fue el 15 de marzo cuando decidió anunciarlo a través de Twitter:

Ā«Desde hace un mes estoy siendo tratado de un cĆ”ncer en el Hospital PĆŗblico de Son Espases en MallorcaĀ», dijo justo al iniciarse la pandemia del coronavirus. Ā«Os puedo decir que los aplausos de ayer a los profesionales sanitarios los multiplico por infinito. Mi agradecimiento por su profesionalidad, atenciĆ³n, humanidad. Ā”Me emociono!Ā», afirmĆ³ entonces.

Joan Mesquida, oriundo del municipio mallorquĆ­n de Felanitx, habĆ­a ocupado el cargo de director general del Cuerpo Nacional de PolicĆ­a y de la Guardia Civil en el Gobierno Socialista de JosĆ© Luis RodrĆ­guez Zapatero, aunque posteriormente, en marzo de 2018 y tras 32 aƱos de militancia socialista, decidiĆ³ abandonar el PSOE. Pocos meses despuĆ©s decidiĆ³ afiliarse al partido naranja, y actualmente ocupaba la VicesecretarĆ­a segunda de la formaciĆ³n y era el secretario de ComunicaciĆ³n de Cs en Baleares.

La polĆ­tica llora su fallecimiento

El mundo de la polĆ­tica ha lamentado la muerte de Mesquida, de quien todos sus compaƱeros han querido destacar su compromiso, vitalidad y optimismo hasta el final de sus dĆ­as.

La noticia de su fallecimiento ha sobrecogido especialmente a la formaciĆ³n naranja, y muchos de sus compaƱeros de partido han querido mandar sus condolencias a la familia y expresar su pesar, entre ellos, la presidenta de Cs InĆ©s Arrimadas, que le ha dedicado un emotivo mensaje: Ā«Estamos devastados por el fallecimiento de nuestro compaƱero Joan Mesquida. Una persona extraordinaria, un amigo leal y un hombre de Estado. Hasta el final mantenĆ­a intactas sus ganas de vivir y su ilusiĆ³n por mejorar este paĆ­s. CuĆ”nto vamos a echarte de menos, amigo mĆ­o. DEPĀ».