Pareja 'destrozando' una obra de arte de 425.000 euros en Seúl en 2021

Así se ha cargado una pareja una obra de arte de 425.000 euros 'sin querer'

Los jóvenes, pincel en mano, quisieron 'contribuir'

Surrealista lo que ha pasado en un museo en Seúl, en Corea del Sur. Una pareja de jóvenes ha 'destrozado' una obra de arte del artista Jon One valorada en ni más ni menos que 425.000 euros. La obra estaba expuesta en el museo y la pareja, ingenua y por error, creyó que se trataba de una obra colaborativa y que así contribuirían a terminarla.

Pero queriendo contribuir y colaborar con su arte, 'vandalizaron' una carísima obra de arte y quedaron arrestados y, por supuesto, avergonzados. 

logo Twitter¿Aún no nos sigues en Twitter? ¿A que esperas? 📲Tus noticias preferidas al momento en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Destrozan una obra de arte de 425.000 euros por error

La pareja no sabía que estaba cometiendo un delito y, además, que les podía salir carísimo. Pincel en mano dando rienda suelta a su creatividad y vena artística sobre el cuadro, la pareja fue grabada por las cámaras de seguridad del museo, que registraron la inaudita escena.

¿Pero qué les animo a 'contribuir' en la obra de arte? Que precisamente, delante de la obra de arte, había diferentes pinceles en el suelo. Probablemente formaban parte de la pieza o de la experiencia global que una obra de arte debe transmitir al visitante, pero la pareja vio en ellos una herramienta para dejar su huella en una pintura que, según pensaron, era una obra colaborativa para que los visitantes del museo participaran.

Nada más lejos de la realidad. La obra de Jon One es un grafiti que el autor pintó el 2016 durante una 'performance'. Precisamente por esto la obra se expone con pinceles y botes de pintura justo delante, en el suelo. Forma parte del arte abstracto de la obra, de siete metros de largo, que la pareja acabó confundiendo. 

Su error garrafal les llevó a acabar detenidos por la policía en un centro comercial. Más tarde fueron liberados y, según el cuerpo policial, en principio, sin cargos, estando más que claro que se trataba de un error inconsciente de los jóvenes, que no tenían intención de cargarse una obra de tales características en ningún momento.

Eso sí, la galería ha tomado medidas para que el disgusto no se repita: han puesto una valla para que nadie puede 'meter mano' a la obra y diversos carteles con el mensaje 'No tocar', para que quede claro que nadie puede ponerse a pintar a su antojo para 'participar' en la obra. Ahora la galería y el artista valoran si restaurar la obra.

Está claro que el arte es subjetivo y que cada uno lo entiende a su manera. En este caso, la pareja interpretó la obra a su manera, más que nunca, y no dudó en aportar su pincelada, que por otro lado les podía haber salido carísima, teniendo en cuenta el valor real de la pintura. Por suerte, un error lo tiene cualquiera y parece que tanto la galería como la policía han sido benévolos.

Probablemente esta galería, la obra en cuestión y el artista, no estarían ahora en boca de tantas personas ni se habrían viralizado por todo el mundo si esta ingenua pareja no hubiera tenido imaginación y se hubiera atrevido con el arte. Si alguna cosa ha conseguido el artista con los hechos es, desde luego, máxima difusión. 

Habrá que esperar ahora para ver si el artista decide restaurar la obra para que quede como estaba o si, por contra, prefiere dejar incorporado el toque de la pareja en su cuadro, para no olvidar nunca la surrealista historia que se ha vivido en este museo de Seúl.