Personas con mascarillas en un aeropuerto

¿Estamos ante los días previos a un nuevo estado de alarma?

Pablo Echenique advierte de un nuevo estado de alarma 'si la situación se agrava'

España se encuentra en una situación delicada en reación a la pandemia del coronavirus. Con 46.000 positivos en una semana, los contagios por covid-19 crecen de manera alarmante en España y los brotes activos ya superan los 1.120. Con la mirada puesta en Cataluña y, sobre todo en la Comunidad de Madrid, hasta ahora el estado de alarma no es prioritario para el Gobierno, pero es una opción que podría estar cada día más cerca.

«A día de hoy no parece sensato volver a plantear un estado de alarma», ha afirmado el portavoz de 'Unidas Podemos' en el Congreso, Pablo Echenique, que a pesar de descartar que se aplique ahora deja abierta una opción a que sí se pueda hacer en las próximas semanas «si la situación se agrava». 

Echenique advierte que el estado de alarma volvería «si la situación se agrava»

«De momento, la valoración que se hace por parte del Gobierno es que el control epidémico por parte de las CCAA, a nivel jurídico, está funcionando razonablemente bien», ha dicho Pablo Echenique en 'RNE', que advierte que las competencias en Sanidad están ahora en manos de las comunidades autónomas.

Pablo Echenique en el Congreso de los Diputados
Pablo Echenique no descarta un nuevo estado de alarma si la situación se agrava | Europa Press

Pese a todo, el dirigente de 'Unidas Podemos' ha recalcado que «si la situación se agrava, el Ejecutivo por supuesto» podría valorar la vuelta del decreto de un nuevo estado de alarma. «La salud es lo primero y si nos somos capaces de controlar el virus y hay una segunda ola habrá que tomar medidas», ha afirmado. «En estos momentos no parece que estemos en esta situación», ha asegurado, pidiendo a las comunidades que refuercen el personal sanitario y los rastreadores y «no dar bandazos» en la gestión sanitaria.

Echenique ha puesto sobre la mesa que el pasado 14 de marzo se decretó el estado de alarma porque «la situación epidemiológica era gravísima y había millones de personas contagiadas que no fuimos capaces de detectar como en todos los demás países». Su aplicación «era indispensable», aunque ello provocase la suspensión de derechos fundamentales de los ciudadanos, como la libre circulación.