Fernando Simón, en una compareixença a la Moncloa

Optimismo en el Gobierno: Ya estamos en «la cola» de la epidemia

Fernando Simón valora positivamente que nueve días después de las medidas de desescalada no haya habido repuntes

España acaba de dar las cifras de la pandemia del Coronavirus en España en las últimas 24 horas: 754 casos positivos y 213 fallecidos, lo que suman un total de 221.447 contagios y 26.070 defunciones en lo que va de crisis. Los últimos datos, sumados a los 2.509 nuevos recuperados, despierta el optimismo del Gobierno de cara a la desescalada.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha afirmado que los datos descendentes confirman que estamos «en la cola de la epidemia»  donde no obstante es normal que se produzcan algunas oscilaciones, en referencia a la ligera subida de la cifra de fallecidos respecto las últimas jornadas.

En cuanto a los contagios, se mantienen en torno al 0,34% como en los últimos días, algo a lo que Simón ha aclarado que «hace ya nueve días que se empezaron a tomar medidas de alivio  y a partir de hoy ya debería empezar a verse algún efecto, pero no se ha observado nada». 

En otras palabras, por ahora las autoridades sanitarias y el Gobierno no ven un aumento significativo de los contagios a pesar de las medidas de desescalada, y eso significa que por ahora el plan gradual y asimétrico de vuelta a la normalidad va por buen camino. A la espera de que empiece la  fase 1 en la mayor parte del país, las cifras son esperanzadoras.

La mayor parte del territorio nacional entró el 26 de abril en la fase 0 perimitiendo la salida de los menores, y una semana después la de los  mayores  para hacer deporte o caminar, en distintas franjas horarias. El lunes 4 abrió el  pequeño comercio, que atienden de forma personalizada con cita previa y estrictas medidas de seguridad.

Algunas islas empezaron directamente desde la Fase 1 al no tener apenas contagios y fallecidos, y la mayor parte del país entrará el próximo 11 de mayo en la fase 1, que permite la apertura de los espacios exteriores de  bares y restaurantes  con una ocupación del 30%. Algunos  núcleos urbanos de Cataluña, entre ellos Barcelona, lo harán una semana más tarde al considerar las autoridades sanitarias que no reúnen aún las condiciones.

Otras comunidades con un alto índice de contagios  y fallecidos  han pedido entrar en la fase 1, como Madrid. Fernando Simón ha dicho hoy que la decisión la tienen que tomar las autoridades sanitarias junto con la  comunidad autónoma, y que espera que el viernes o el sábado ya esté tomada la decisión.

De momento, el Gobierno ya cuenta con el respaldo del Congreso para ampliar dos semanas más el estado de alarma, lo que nos lleva a la fecha del 25 de mayo. El ejecutivo, por medio de sus representantes como el propio Simón o el  ministro de Sanidad, Salvador Illa, mantiene su estrategia de la prudencia pero no puede esconder un optimismo contenido.

La evolución de las cifras durante las próximas semanas será clave y ya se ha advertido desde varios sectores que un paso atrás pondrá al país en una situación mucho peor que la que ya ha atravesado, pero el Gobierno confía en la disciplina y la  responsabilidad  de cada ciudadano para respetar las estrictas medidas que aún van a regir en esta fase de desescalada.